La semana anterior, el Fondo Monetario Internacional, liderado por la fabulosa Kristalina Gueorguieva, publicó su nuevo informe de Perspectivas Económicas Globales, el cual, entre otras cosas, se referenciaba al peligroso tema inflacionario en el mundo entero.

Como sabemos, el bajo costo del dinero, con fines de reactivar la economía, en todo el mundo, ha ocasionado que la misma comience a sobrecalentarse, haciendo crecer al monstruo inflacionario, que pudiera aniquilar en términos reales el posible crecimiento económico.

Para América Latina, en un tema más particular, el Fondo lo sitúa como la región con mayor aumento de precios en el mundo. Para finales del 2021, se espera que la inflación cierre en niveles de 9.3%, para tan sólo disminuir a 7.8%.

Indaguemos un poco sobre algunos países que muestran, a pesar de sus altos niveles, una cierta estabilidad en la inflación, así como los que se encuentran del otro lado de la moneda.

Las peores condiciones del continente las viven Argentina y Venezuela.

De acuerdo con los datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística y Censos, el índice de precios al consumidor avanzó en septiembre el 3.5% en comparación con agosto último y registró un alza interanual de 52%, en comparación con el mismo mes del año pasado.

Esto pone en un contexto sumamente desfavorecedor a la economía argentina, en donde las presiones inflacionarias se suman a un profundo escenario de recesión y severos problemas de empleo y poder adquisitivo. El gobierno de Alberto Fernández no ha mostrado las credenciales necesarias para detener lo que pareciera una crisis interminable.

La inflación de Venezuela se desaceleró en septiembre a 7% con respecto al mes anterior, de acuerdo con los datos emitidos por el Banco Central. Esta publicación se da con bajos niveles de credibilidad por el “autónomo” Banco Central. Indistintamente de eso y si tomándola como referencia, la tasa de inflación anual se ubicó en 1,945%, según cálculos de Reuters. A pesar de que usted, amable rector, pensaría que existe un error de dedo al leer este indicador, no es así.

Pasan y pasan los años del gobierno de Nicolás Maduro y continúa impactando el desplome en los ingresos de los venezolanos y en el aumento de la pobreza en los hogares.El poder adquisitivo por los suelos.

¿Existirá algo en común entre los dos líderes de estas naciones? Habría que reflexionar.

Para nuestro principal socio comercial, y pareciera que el enemigo número uno de nuestro presidente, el alza generalizada en sus precios debe de tomarse muy enserio. Los precios al consumidor en Estados Unidos subieron 0.4% en septiembre, haciendo que la tasa anual registrara su incremento más alto en 13 años. Para el mes de septiembre, se alcanzaron niveles de 5.4%.

Como en muchos países, las presiones sobre los precios están siendo estimuladas por los cuellos de botella de la cadena de suministro, el aumento de los precios de la energía y el incremento de los salarios.

Al continuar este aumento en los precios y se comience a dar una desaceleración de la economía estadounidense, se ha planteado la posibilidad, aún un poco lejana, de caer en una estanflación.

Seguramente, comenzaremos a ver cómo la Reserva Federal detiene por completo los estímulos para alentar la economía y comienza a subir, después de años, su tasa de referencia para encarecer el costo del dinero.

Continuará.

OVERTIME

“Meee, meee”. Sonidos emitidos por el presidente constitucional de la República Mexicana, durante una conferencia matutina al hacer referencia a que los ciudadanos no son borregos de la oposición. El chiste se cuenta solo.

@GmrMunoz

A MI FIEL LECTOR

¡Participa con tu opinión!