Diagnósticos tempranos en menores con algún tipo de discapacidad ayudan a que el Instituto de Educación de Aguascalientes pueda trabajar con ellos terapia de estimulación, lenguaje y movilidad, informó Ulises Reyes Esparza.
El incremento en la detección de menores con discapacidad ha generado que el IEA busque hacer más incluyentes las instituciones educativas, para garantizar una mejor movilidad de los estudiantes.
Ulises Reyes Esparza explicó que para el instituto es prioritario que los niños tengan la oportunidad de ingresar a las escuelas de educación regular o de educación especial, así como propiciar las condiciones materiales como señalética, rampas y pasamanos.
Para el IEA es importante propiciar el aprendizaje en igualdad de condiciones para los menores.
“Son cerca de ocho mil alumnos los que tenemos atendidos, en CAM, CAM laboral, USAER y la Unidad Hospitalaria”, detalló el funcionario.
Para la atención de menores con discapacidad en escuelas regulares, el IEA cuenta con el Servicio de Apoyo a la Educación Regular, el cual está integrado por psicólogas, orientadores educativos y maestras de educación especial, que trabajan con los niños para darles orientaciones metodológicas o curriculares.
A su vez, se promueven prácticas para que los menores se puedan integrar con sus demás compañeros.
La discapacidad motriz, cognitiva o intelectual y algunas múltiples, como la sordoceguera, son las que mayoritariamente se han diagnosticado en los escolares.
A pesar de los esfuerzos realizados, Reyes Esparza reconoció que aún hay mucho por hacer para garantizar la inclusión de los menores.
“Todavía las condiciones de infraestructura no son suficientes, ni necesarias para dar atención a todos los niños. La mayoría de las instituciones de nuestro estado y de gran parte del país no nacieron con este concepto de la inclusión, hay que ir haciendo adaptaciones”, concluyó.