Para los jóvenes mexicanos:

La realidad que los mexicanos hemos vivido en los últimos tiempos, resulta difícil de explicar. Vivimos en un país que es bastante criticado a nivel internacional y como ciudadano, pero aún más como joven, resulta decepcionante saber tantas situaciones lamentables, de las que escuchamos a diario en las noticias. A veces incluso, preferimos no enterarnos de tantos detalles, con tal de no engrandecer ese sentimiento de decepción.

En este artículo quiero dirigirme a todos aquellos jóvenes que, por la razón que quieran elegir, han sido indiferentes acerca del futuro de México: Quizás en serio no te preocupa, te es indiferente lo que sucede, piensas ¿Qué otra cosa peor puede suceder? Quizás realmente no creas que exista ese “futuro”, esa posibilidad de cambio. Quizás creas que no puedes hacer algo específicamente tú, para cambiarlo. Quizás no creas tener los medios o el mismo tiempo de hacerlo; o quizás realmente no creas que haya posibilidad de mejorarlo. Estas actitudes son bastante comunes entre los jóvenes y creo que estamos completamente equivocados.

El día de hoy, hacer un cambio parece ser obra de otros, especialmente de nuestros gobernantes. Uno cree que cuando suben al poder, se convierten en los encargados de salvar la ciudad o el estado. Cuando nos preguntan por quién votaremos, no sabemos ni quiénes son los postulantes. No ponemos ni un poquito de interés en involucrarnos. Creemos que este proceso les concierne a los “más adultos”. A veces, acudes a las elecciones, más que acompañado por tus padres, obligado. Siempre se tiene cierto orgullo cuando muestras que “ya votaste” con tu dedo marcado de tinta, pero este sentimiento se esfuma rápido cuando empiezan las críticas o los errores de tu candidato convertido ya en gobernante. Somos muy buenos para inconformarnos y quejarnos del Gobierno. Hacemos expresiones de cómo no sirve la política y la democracia en México. Incluso estoy segura que muchos comentarios que hacemos en la calle, no son ni siquiera propios, generalmente es lo que escuchaste en tu casa o en los medios de información, porque repito, no sabemos nada del candidato por el que probablemente votaste. ¿Acaso hiciste lo suficiente por involucrarte?

Este proceso, generalmente lo repite el joven en cada elección y así es como se cae en el círculo vicioso de la indiferencia. Creemos que ya llegará nuestro momento, en que debamos involucrarnos. Aunque la realidad es, que cuando seamos más grandes, no tendremos la misma voz que como jóvenes tenemos. La juventud es siempre un sector que es aplaudido y reconocido cuando decide participar de manera sincera e interesada. La juventud tiene el tiempo y el potencial para hacer todo y parece ilógico que no lo sepamos aprovechar.

Te invito que te comprometas a votar en estas elecciones y no caigas en esta indiferencia de la que te hablé.

El voto es la única manera de expresar tu opinión y los ideales por los que te inclinas. Yo no vengo a juzgarte, sino a alentarte, a que no dejes de creer en la importancia de tu voto, porque vale mucho más de lo que crees. En estas elecciones corre, infórmate de los candidatos, de sus propuestas. Alienta a los demás a que crean en el valor de su voto. Omite comentarios negativos que desanimen a los demás a salir a votar. Si estás cansado de la realidad de tu país, es a través del voto como puedes poner tu granito de arena. Excusas siempre tendremos para seguir justificando lo que pasa en México, pero con acciones como el voto, habla mucho de tu compromiso como ciudadano, de tu interés en que las cosas progresen, aunque este cambio no lo puedas ver de manera inmediata. Recuerda que vivimos en un mundo muy rápido y no todos los cambios pueden llegar de manera exprés. Aprende a elegir sabiamente a tu gobernante y no te dejes llevar por propuestas superfluas. Aprende a remitirte en lo que crees desde tu criterio, es posible que cumplan. No te dejes engañar ni apantallar. Aprende a no recibir cosas a cambio de tu voto: dinero, trabajo, regalos, etc. Recuerda que estas acciones están ligadas a la corrupción, no fomentes este círculo. Si en cambio te quieres postular como candidato, te pido que tomes acciones justas y honestas, que no engañes a la gente con cosas que no sucederán, que seas humilde y te reconozcas como un ciudadano más como somos nosotros. No dejes de prepararte académicamente, aunque llegues al poder, porque cada vez se necesita estar más y más preparado para las nuevas problemáticas. Pero, sobre todo, no dejes de seguir intentando. Busca las soluciones. Recuerda que seremos nosotros a quien representarás.

La participación de los jóvenes es muy importante este 6 de junio.

daniela.perales@hotmail.com