Uno de los objetivos del gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha sido intentar debilitar al Instituto Nacional Electoral; siendo que, lamentablemente todos los esfuerzos políticos y legislativos van encaminados hacia la destrucción paulatina de dicho organismo constitucional autónomo. Los argumentos más utilizados por las huestes morenistas intentan calificar al INE como un organismo poco fiable, manipulable e inclusive se han atrevido a manifestar que no dota de seguridad los procedimientos electorales en los que interviene; sin embargo, todo lo anterior ha quedado desmentido si tan sólo analizamos lo acontecido el pasado fin de semana en la elección nacional de consejeros de MORENA.

El pasado domingo, el Partido MORENA convocó a nivel nacional para la designación de consejeros nacionales. Dicho partido decidió organizar por su propia cuenta las “votaciones” y no solicitó completamente el apoyo del Instituto Nacional Electoral, situación que se tradujo en una jornada interesante en la que destacaron los posicionamientos de grupos afines a las “corcholatas-aspirantes” presidenciales, gobernadores morenistas y/o a quienes son delegados de Gobierno Federal.

En todo México, los medios de comunicación masiva y las redes sociales pusieron de inmediato en evidencia la infinidad de “acarreados” por parte de quienes controlan los principales programas federales de apoyo social a jóvenes y/o adultos de la tercera edad. De igual manera, la violencia imperó inexplicablemente aún en estados como nuestro bello y próspero Aguascalientes, en los que el presidente Andrés Manuel López Obrador claramente no cuenta con un gran arraigo ni simpatía entre la sociedad.

Tras dicha jornada, ha quedado evidenciado que, sin instituciones como el Instituto Nacional Electoral, nuestro país no puede gozar de un auténtico clima de democracia y mucho menos se encuentra listo para garantizar el pleno ejercicio de los derechos político-electorales. Hoy más que nunca, se requiere la defensa de instituciones tan útiles como el propio INE y la sociedad civil debe de organizarse aún más, para evitar que las huestes morenistas continúen lacerando lo que tantos años costó construir.

Quizá también sea un buen momento para conocer qué opinión tienen sobre el INE los aspirantes presidenciales por parte de MORENA y ver realmente quién asegura una continuidad al mismo estilo y sistema de gobierno que ha caracterizado la presidencia de Andrés Manuel López Obrador o quién puede asegurar una total independencia en la que se comprenda la importancia del Estado de Derecho y la preservación de las instituciones.

Habrá que dar puntual seguimiento a todos los resultados de dicha renovación de consejeros, de manera tal que podamos conocer también a cuál de los “aspirantes” se le comienza a tender una ruta pavimentada para la candidatura presidencial. Mientras tanto, la sucesión presidencial en MORENA eleva su intensidad con la movilización del secretario de gobernación Adán Augusto López, el acaparamiento de medios por parte de Claudia Sheinbaum, las decisiones internacionales que abren espacios a Marcelo Ebrard y le dotan de protagonismo o la separación aparente que promete independencia por parte de Ricardo Monreal.

Estaré utilizando este espacio para dar puntual seguimiento al tema, agradezco el favor de su lectura y les deseo un excelente fin de semana.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com

Twitter: @davidrrr