Mircea Mazilu

El Día Internacional de la Mujer representa, antes que un motivo de celebración, una jornada de lucha de las mujeres por sus derechos. Cada 8 de marzo colectivos feministas de todo el mundo salen a las calles para conseguir la igualdad de oportunidades respecto a los hombres y protestar contra la violencia machista. Se trata de un movimiento que cada año moviliza a más personas y cobra más fuerza en determinadas partes del planeta. Pero, ¿por qué el 8 de marzo?, ¿cuál es el origen y qué hay detrás de este día? A continuación relatamos la historia del Día Internacional de la Mujer.

Todo empezó a mitades del siglo XIX, cuando las mujeres aún eran víctimas de una fuerte explotación laboral y una marcada desigualdad social. Es así que éstas se vieron obligadas a emprender por sí mismas una larga lucha por la reivindicación de sus derechos. El 8 de marzo de 1857 las trabajadoras de la industria textil de Nueva York dieron el primer paso hacia adelante y salieron a las calles para pedir un aumento salarial y unas mejores condiciones laborales. Sin embargo, las manifestantes resultaron detenidas por la policía, fracasando de esta manera en su primer intento de mejorar su situación. Pero, dos años más tarde éstas crearon su sindicato, desde donde continuaron la lucha.

Medio siglo después, el 8 de marzo de 1908 estalló una nueva huelga protagonizada por trabajadoras neoyorquinas. Las más de 15 mil participantes pidieron bajo el lema de “Pan y rosas” mejores salarios, jornadas de trabajo más reducidas, el derecho a voto y la prohibición del trabajo infantil. Esta vez las protestas trajeron más frutos: un año más tarde, el Partido Socialista de Estados Unidos declaró el 28 de febrero como el Día Nacional de la Mujer.

En 1910 se llevó a cabo al otro lado del Atlántico la Segunda conferencia Internacional Socialista de Mujeres, en la cual participaron más de cien personas de 17 países de todo el mundo. En esta reunión, celebrada en Copenhague, Dinamarca, se proclamó por primera vez el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, siendo elegido marzo como el mes de su conmemoración. El año siguiente este día se celebró en países como Dinamarca, Alemania, Austria y Suiza.

El 25 de marzo de 1911 se incendió la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York, muriendo123 trabajadoras y un par de decenas de hombres. Las empleadas de esta factoría, en su mayoría inmigrantes jóvenes de la Europa del Este e Italia, trabajaban en unas condiciones funestas, ya que realizaban largas jornadas laborales, tenían bajos salarios y carecían de derechos y protección. Este suceso trágico estimuló en los años venideros la lucha de las mujeres por la consecución de la igualdad de derechos con los hombres.

Durante la Primera Guerra Mundial en diferentes países de Europa las mujeres salieron a las calles para pedir el cese de la actividad armada. Destacaron las manifestaciones de las rusas, quienes el 23 de febrero de 1917 protestaron por los millones de soldados rusos muertos en el frente. Este mismo día, que dio inicio a la Revolución Rusa de febrero, las manifestantes exigieron mejores condiciones de vida y más derechos para las mujeres. El Gobierno Provisional, que sucedió al zar en el poder, se vio obligado a reconocer el derecho de voto femenino el 23 de febrero (8 de marzo según el calendario gregoriano) de aquel mismo año.

En 1975 la Organización de las Naciones Unidas fijó el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer. Esta oficialización provocó que este día se conmemore actualmente en numerosos países de todo el mundo. No obstante, la persistencia de la desigualdad de género y la violencia machista convierte cada 8 de marzo en una batalla más dentro de una larga lucha que empezó hace más de un siglo y medio.

mircea-mazilu@hotmail.com