A lo largo de la historia varios Juegos Olímpicos se habían visto cancelados, algunos cambiaron de sede y otros estuvieron en riesgo de realizarse, pero nunca habían cambiado de fecha, por lo que en esta edición de Tokio 2020, se tendrá un hecho histórico en esta justa deportiva.
Los Juegos comenzaron en Atenas en 1896, después París fue anfitriona en 1900 y a partir de la tercera edición se vieron los problemas, ya que en un principio Chicago iba a ser la sede de los Juegos de 1904, pero de última hora el presidente Theodore Roosevelt decidió cambiarla a St. Louis, siendo los primeros juegos en el continente americano.
Cuatro años después ocurrió un hecho similar, y es que en un principio se iban a celebrar los Juegos de Roma en 1908, pero el estallido del Monte Vesubio ocasionó que el gobierno italiano destinara gastos para recuperar la ciudad de Nápoles. Londres acogió los Juegos, y después Roma tuvo su revancha en 1960.
En 1916 la ciudad escogida para celebrar los Juegos fue Berlín, pero en plena Guerra Mundial no se pudieron realizar los juegos, siendo la primera vez en que esta justa deportiva se canceló por temas externos.
Lo mismo ocurrió en 1940 y 1944, curiosamente Tokio perdió la sede en 1940 por la segunda Guerra Mundial, y a pesar de que se cambió para Helsinki, al final los juegos se tuvieron que suspender, al igual que en Londres 1944. Sin embargo, una vez terminada la guerra Londres celebró sus juegos en 1948, Helsinki en 1952 y Tokio hasta 1960.
Más adelante, las ciudades de Munich en 1972 y Atlanta en 1996 fueron atacadas por dos atentados que pusieron en riesgo los Juegos Olímpicos, pero afortunadamente las cosas no pasaron a mayores y los juegos no han vuelto a tener cambios, hasta ahora.
La pandemia de COVID-19 ocasionó que por primera vez en la historia los Juegos tuvieran que cambiar de fecha para un año después, y a pesar de que el riesgo aún continúa asechando a los deportistas, todo parece indicar que los juegos sí se realizarán.