A través de la historia moderna de la humanidad, hemos observado cómo las crisis económicas y las burbujas financieras, se han repetido de una manera más o menos cíclica.

Todos los desplomes financieros en la historia, a grandes rasgos, han repetido las mismas euforias en sus patrones. Por lo general, existe un bien que comienza aumentar su valor con la idea de que nunca caerá, la soberbia de inteligencia en personas adineradas o hasta la poca memoria que presentamos ante hechos especulativos.

Estos factores siempre están presentes, de una u otra manera, hasta que se muestra un detonante (guerra, quiebra, rumor, desconocimiento, inteligencia) y desemboca en un colapso financiero.

Indaguemos un poco sobre las principales crisis económicas.

La llamada tulipomanía holandesa en 1637, generó que los bulbos del tulipán tuvieran valores especulativos por arriba de una vivienda. Cada uno de ellos podía llegar a valer algo como 50 mil euros actuales. Al final, algunos inversores se retiraron. Se alimentó al pánico y los precios cayeron, arrastrando a miles de personas a la ruina.

El pánico de 1819, se suscitó cuando los bancos estatales de Estados Unidos emitieron moneda para dar préstamos a agricultores que querían comprar tierras, lo que fomentó una burbuja especulativa de éstas. Cuando el US Bank congeló el crédito y reclamó que los bancos estatales devolvieran sus deudas, muchos quebraron.

La llamada primera gran recesión tuvo lugar en el año 1873. En este caso, la desmonetización de la plata en Alemania y Estados Unidos, inversiones especulativas en el sector del ferrocarril, la guerra franco-prusiana y la pérdida de propiedades en los grandes incendios de Chicago y Boston, vaciaron las reservas de muchos bancos americanos. La quiebra financiera de Viena en ese año provocó que la crisis se extendiera por toda Europa.

Quizá una de las más conocidas caídas económicas, es lagran depresión de 1929. Este derrumbe es tan recordado por longevidad y la afectación que tuvo sobre un gran número de países el siglo XX. Los holgados márgenes que retornaba la especulación bursátil se truncaron con los desplomes en octubre de aquel año. El contagio hizo temblar las bolsas de todo el planeta. La recesión se sintió hasta finales de la Segunda Guerra Mundial.

Para 1973, la Organización de Países Árabes Exportadores de Petróleo cerró el grifo del petróleo a los países que habían apoyado a Israel durante la guerra con Siria y Egipto, sobre todo para dañar a Estados Unidos. Dos años antes, Nixon había abandonado el patrón oro y el dólar se devaluó varias veces. La subida del precio del crudo llevó a la economía global a una recesión para el año siguiente.

El lunes 19 de octubre de 1987 hubo un desplome en las bolsas de todo el mundo sin ningún motivo aparente más que la incertidumbre. Arrancó en Hong Kong, se propagó a las bolsas europeas cuando estas abrieron y por último llegó a Estados Unidos. Warren Buffett perdió cerca de 350 millones de dólares en un solo día, así como Bill Gates más de 250 millones.

El 1 de enero de 1994 entró en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre México, Estados Unidos y Canadá. Los gobiernos mexicanos se endeudaron con bonos referidos al dólar para mejorar infraestructuras y atraer la inversión. Cuando el peso se hundió, la deuda se hizo impagable y arrastró la economía. El ex presidente Bill Clinton tuvo que inyectar 20 mil millones de dólares en la divisa mexicana para reflotarla y que no arrastrara a otros países.

En el 2000, las recientes empresas de internet y la economía digital resultaban ser sumamente atractivas para los inversionistas. Los grandes movimientos especulativos convirtieron rápidamente este mercado en una burbuja. Al no dar los resultados esperados, los inversores huyeron y en el año 2000 empezaron a caer. Tan sólo el NASDAQ pasó de cotizar por encima de los 5 mil a 1,500 en tan sólo dos años. Cerca de 5 mil empresas tecnológicas cerraron.

Las hipotecas subprime, las arriesgadas apuestas en el casino financiero y décadas de desregulación financiera provocaron que, en septiembre del 2008, un sinfín de pérdidas financieras llegaran en todo el mundo. Las bolsas de todo el planeta cayeron de manera estrepitosa, se congeló el crédito y cerca de 30 países arrancaron una crisis económica que duraron muchos años en poder levantarse de la misma.

De esta forma, la historia de las crisis económicas nos permite observar cómo con el pasar de los años, éstas tienden a ser más expansivas y contagiosas. Todo se deriva de la mayor interconexión que existe en todo el mundo. Tratemos de aprender del nuestro pasado y nuestros errores.

OVERTIME

México celebró una de las jornadas electorales con menor cantidad de disturbios, en muchos años. Además de una gran participación por parte de la ciudadanía mexicana, se deben resaltar las elecciones pacíficas y la poca cantidad de detenidos en la misma. Sin lugar a dudas, el gran ganador de esta elección, fue el Instituto Nacional Electoral, el cual, después de ser atacado constantemente por la llamada “4T”, acreditó su autoridad, credibilidad y capacidad para organizar el proceso electoral más grande de la historia, de una manera perfecta. Enhorabuena.

 @GmrMunoz

A MI FIEL LECTOR