Ante las observaciones hechas por el Sistema de Administración Tributaria a 1,022 fedatarios públicos de los cuales, 23 corresponden a Aguascalientes por incurrir en alguna causal de cancelación del esquema de inscripción al Registro Federal de Contribuyentes por “canales remotos”, el Gobierno no tiene injerencia alguna, toda vez que es una situación que involucra exclusivamente al SAT, notarios y al corredor público.
Así lo manifestó el secretario general de Gobierno, Juan Manuel Flores Femat, quien comentó que ante la situación en que se encuentran los notarios públicos, éstos tienen la posibilidad de inconformarse, pero no se constituye en una falta de probidad en la que el Gobierno Estatal deba sancionar.
Esto porque en ningún momento el SAT ha llamado a la suspensión de algún fíat, “no se les están imputando actividades ilícitas ni de corte fiscal ni penal; se les está diciendo que incurrieron en alguna causa que les retira la opción de inscribir contribuyentes al sistema del RFC, nada más”.
La inhabilitación no es en ningún caso para las notarías, notarios o corredor, cuyos nombres se han hecho públicos, sino para que no puedan acceder al portal del SAT para dar de alta a contribuyentes, lo cual es una opción que tienen los notarios de registrarse para hacerlo o no, de acuerdo con lo que se indica en el artículo 17 del Código Fiscal de la Federación.
Por lo regular, la inscripción para dar de alta al RFC a clientes de notarios es una opción voluntaria de los notarios, como complemento de un servicio que pueden o no brindar, pues hay casos en que se decide que sea quien se acerca a pedir el servicio, el que haga inscripciones y trámites directamente al SAT, dejando libre de esa facultad al notario o corredor de su elección.
El dar de alta a algún cliente de notaría o correduría pública, es una opción de los notarios, “no es una obligación, es una opción para que los clientes no se tengan que trasladar para hacer el Registro Federal de Contribuyentes, y eso está previsto en la miscelánea fiscal”.
Flores Femat resaltó que los notarios estarán prestando sus servicios como tradicionalmente lo hacen, pues la inhabilitación que señala el SAT sólo es para el trámite de RFC, no para el trabajo que normalmente realizan y en ningún momento se les ha señalado de algún delito fiscal, “sólo se les ha cerrado la opción de abrir el portal e inscribir a sus clientes, de ahí que el Gobierno del Estado no tiene más que intervenir en este asunto”, concluyó.