El Obispo Juan Espinoza Jiménez inició ayer en la Diócesis de Aguascalientes un periodo de dos meses de reflexión en torno a la familia, y lo hizo con la bendición de las personas de la tercera edad y solicitando a todos tener cuidado de no abandonar a nuestros abuelos y bisabuelos al centrarnos únicamente en los celulares y dejando a un lado el diálogo y la escucha.

En el marco del Año de la Familia decretado por el Papa Francisco, el Prelado dijo que el próximo 26 de junio concluirá esta iniciativa y cada domingo de las siguientes semanas, en todas las parroquias diocesanas, se hará oración especial por algún grupo concreto de la familia, ayer se empezó con los adultos mayores, quienes son los sabios y la memoria viva de lo que somos, dijo.

Al bendecir a los abuelos y bisabuelos, monseñor Juan Espinosa Jiménez llamó a cuidar a todos los integrantes de las familias, porque esta célula es un tesoro para todos y es mucho más valiosa que todos los bienes materiales que se puedan tener.

En las siguientes semanas se bendecirán a los matrimonios, a los niños, a los jóvenes, a los adolescentes, para llevar al Encuentro Mundial de las Familias con el Papa, y al no poder acudir a Roma, se hará aquí el Encuentro Diocesano de la Familia con el Obispo.

Durante la Eucaristía de la Divina Misericordia, el Pastor de la Diócesis dio a conocer que a partir de este lunes y hasta el viernes participará en el Encuentro Nacional de la Conferencia del Episcopado Mexicano, donde todos los Obispos darán continuidad al trabajo de la Sinodalidad, a fin de reflexionar y determinar el camino a futuro de la Iglesia.

“Nos cuestionaremos y nos preguntaremos qué Iglesia tenemos, qué Iglesia queremos, cuál es la misión de la Iglesia, qué Iglesia necesitamos en la cultura actual, cómo podemos seguir presentando una Iglesia de esperanza en el mundo de hoy”, adelantó.

Por eso nos reuniremos esta semana en asamblea y también con otros grupos eclesiales, incluso personas no creyentes, porque el objetivo es escuchar a todos. Sinodalidad es escuchar al otro, escuchar a Dios a través de los acontecimientos de la vida, escuchar la palabra y lo que dice el espíritu en cada corazón humano.

Por eso es importante contar con la oración de todas las personas a favor de esta Asamblea y de la Iglesia Católica.

¡Participa con tu opinión!