Por: Hugo Morales Lozano

A propósito del Día de la Familia, que este año se conmemora el 3 de marzo, te comparto un panorama que probablemente era desapercibido para ti, pero que de alguna forma es parte de tu vida cuando sales de compras. Se dice mucho de las compras racionales y emocionales, pero… ¿Qué tal si te dijera que has heredado de tu familia algunas marcas que forman parte de tu día a día?

El ejemplo más claro lo encontramos en la cocina. Si aún bebes leche, quizás consumes cierto nombre comercial por su sabor y/o los beneficios que suman a tu vida… ¿Pero qué tal la sal? Sin consultar internet, piensa en cinco marcas que conozcas sobre este alimento. Puede que después de este ejercicio mental vayas a tu cocina y seas consciente de la marca que compras, pero por un lado te enterarás de que tú y tu familia tienen el mismo gusto.

El agua también suele ser un elemento de influencia, aunque casi todo el mundo diga que dicho líquido es el mismo y sólo cambia la marca, la verdad es lo contrario. Al igual que otra sustancia en este planeta, no puede ser 100% pura y difiere en su composición. Y así como “entre gustos se rompen géneros”, su sabor e identidad visual son factores que nuestra familia experimenta al momento de llevar el sustento a casa, además de la oferta que tiene a su alcance.

Puede que en algún momento de nuestras vidas decidamos romper patrones, independientemente de las razones, pero estas decisiones de compra suelen verse reflejadas cuando tomamos las propias, consciente o inconscientemente partimos de un punto de referencia, de lo que nos resulta conocido, y si has tenido buenas experiencias querrás continuar con la “tradición”, por decirlo así.

Respetando todas las posturas y las diferencias que suelen haber en casa, la familia tiene participación tanto en las compras racionales como en las emocionales; si tenías sed, cabía la posibilidad de que te compraran una botella de agua, porque es vital para el ser humano… racionalmente, el refresco no es una opción sana, pero te permitían beberlo en determinados momentos que la publicidad te sugería, casi por impulso. Y más allá de los hábitos, están las marcas que sirvieron como medio.

Y así como la cocina y el agua, existen muchos ejemplos de otros ámbitos, como los “equipos de fútbol”, pero en vez de expandirme, concluyo en que el propósito de esta edición de la Columna Marketera es abrir tu mente sobre las compras que realizas, y el papel importante que tiene la familia en este tema.

Sitio web: www.molonetmx.com
Facebook, Instagram y X: @molonetmx
LinkedIn: Hugo Morales Lozano