Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La evidencia científica plantea, cada vez con más fuerza, que el uso del cubrebocas ayuda a proteger del Covid-19 o disminuye la carga viral, pero en México no se ha implementado su uso generalizado como una política nacional, lamenta el infectólogo Alejandro Macías.
Científicos de la Universidad de California, en EU, señalan que el uso universal de mascarillas no hace a las personas inmunes al Covid-19, pero podría ayudar a tener casos más leves, lo que también reduciría las hospitalizaciones y, eventualmente, las muertes.
En un artículo que publicarán en agosto en el Journal of General Internal Medicine plantean la hipótesis de que si algunas partículas del virus saltan las barreras del cubrebocas, la enfermedad podría ser más moderada o, en algunos casos, se podría evitar completamente la infección.
Además, países como Reino Unido, que inicialmente estaban reacios a emplearlo, ya obligaron su uso desde el 24 de julio dentro de tiendas y supermercados, transporte público y hospitales, incluso prevén multas para quien inclumpla la norma.
“No hay explicación para continuar en México atorados en esa decisión”, señala Macías, comisionado para la Influenza en 2009 en el País.
Reprocha que la máxima autoridad de salud, es decir, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, se niegue a su empleo.
En lo que debe haber poca duda, plantea, es que el virus se transmite a larga distancia por aerosoles.
“Es claro que el virus se transmite a larga distancia, más allá de la sana distancia, por aerosoles; en segundo lugar creo que es bastante sólida la hipótesis de que te protege también a ti; y lo que quedaría como una hipótesis es que no sólo evita que te enfermes, sino que, si te llegas a enfermar, la enfermedad será mucho más leve”.
Pero aún como hipótesis, debería atenderse y generalizar el uso de cubrebocas pues, señala, es una medida económica y sencilla.