La semana anterior, conocimos un poco acerca del origen y significado de la criptomoneda que está siendo tema de opinión pública en toda mesa de debate, sin importar que ésta, tenga como tópico principal el financiero. – https://www.heraldo.mx/la-euforia-del-bitcoin-1-2/ -. En esta oportunidad, indagaremos la evolución de la misma, así como la razón del incremento a niveles estratosféricos de su valor.

Bitcoin (BTC) nació en el 2009, pero con certeza, se puede afirmar, que, salvo casos muy puntuales, hubo mínimas posibilidades del conocimiento de éste, hasta finales del 2011; esto, derivado de su esencia extremadamente técnica y segmentada. Hasta fines del 2010, la criptomoneda no había llegado a valer ni siquiera un dólar.

En noviembre del 2012 se produjo el primer halving y eso llevó a que el siguiente año, el Bitcoin escalara rápidamente a 266 dólares por unidad y la prensa se llenó de noticias. Comenzaba la estampida.

Para los años 2015 y 2016, siguió el camino cuesta arriba del Bitcoin, en el orden de 300 a 500 dólares por moneda, una gran oportunidad para capitalizarse. Hacia fines del 2017, el valor superó los 19 mil dólares por moneda. La moneda se presentaba en todos los noticieros y miles de personas entraron a este mercado, guiados por la especulación, sin conocer realmente la moneda, los riesgos y la importancia de la escasez.

De ese año a la fecha, el Bitcoin ha presentado un crecimiento impresionante. Tan sólo en lo que va del año, hemos sido testigos de cómo la principal divisa electrónica ha sido revalorizada en un 70%. Ante esto, podemos concluir dos principales razones del ajuste alcista.

En primer lugar, la compañía presidida por Elon Musk invirtió 1.5 millones de dólares en Bitcoins. Esto se tradujo en un considerable impulso.

Sin embargo, la justificación más importante de este incremento, está relacionada con la penetración al mundo financiero. A finales del año pasado, observamos cómo empresas de la talla de PayPal, Mastercard o inclusive BBVA, comenzaban a abrazar a las criptomonedas, teniendo como estandarte al Bitcoin.

Esto ha generado una profunda certidumbre sobre la moneda virtual. Cuántos de nosotros no nos sentíamos inseguros en comprar o incluir en nuestras transacciones diarias a esta criptomoneda. ¿No se siente usted, apreciado lector, más seguro con el respaldo de estas compañías multinacionales? Sin duda que sí.

El valor del mercado que ha adquirido Bitcoin, es realmente impresionante. Para darse una idea de la magnitud, podemos basarnos en un estudio realizado por la Universidad de Cambridge, en la cual menciona que las máquinas que se encuentran detrás del Bitcoin, necesitan más energía que todo lo consumible en los Países Bajos. Según datos del estudio, se consumen alrededor de 121 teravatios por hora en el transcurso del año.

Esto se ve reflejado en los 870 mil millones de dólares, que representan el valor del Bitcoin en la actualidad. Pero no es la única moneda que cuenta con un valor sumamente acrecentado. Las monedas virtuales como Ethereum (205 mil millones), XRP (58,000 mil millones), Stellar (57,000 mil millones); son tan solo algunos ejemplos de la importancia que se está conformando en este sector. No olvidemos este término, será algo de lo que estaremos hablando durante los años venideros.

OVERTIME

En los últimos días, hemos observado cómo el flujo de vacunas para mitigar los efectos del COVID-19, comienzan a llegar a nuestro país. A pesar de que no son al ritmo deseado y contamos con una ineficiente estrategia de vacunación nacional, se celebra el hecho de comenzar a desplazar a este virus que tanto ha perjudicado al mundo entero.

 

 @GmrMunoz