La reducción en la atención hospitalaria contra la pandemia, y el número de nuevos contagios por COVID-19 en las últimas semanas, han sido determinantes para que la entidad alcanzara la fase verde dentro del semáforo epidemiológico, destacó el secretario de salud, Ángel Piza Jiménez. Agregó que la voluntad y profesionalismo del personal encargado de la atención a la eventualidad sanitaria, permitieron tener un mayor control a diferencia de otras partes del país.

En rueda de prensa, el titular del ISSEA detalló que desde la sexta semana epidemiológica del presente año, se ha observado un descenso continuo en casos nuevos por COVID-19, además que el número de ocupación hospitalaria ha reflejado una tendencia a la baja desde el pasado mes de enero, en cerca del 82%. Agregó, que dentro de las estrategias de atención a la eventualidad sanitaria, se ha reforzado el programa de acompañamiento a pacientes positivos, mediante el cual se atendieron más de 7 mil 614 llamadas, 104 de rehabilitación de tipo pulmonar, 30 de terapias psicológicas, además de 424 visitas médicas en casa y cerca de 500 domicilios sanitizados.

De la misma manera, destacó que con la finalidad de promover las medidas de prevención y protección, así como identificar posibles casos de COVID-19, con el apoyo de brigadas integradas por 55 promotores de salud, se han atendido 49 colonias y comunidades de 7 municipios, recorriendo 1,001 manzanas, 22 mil 641 viviendas visitadas, impactando a cerca de 180 mil personas.

“Cabe destacar que el sector salud siempre estuvo preparado para atender lo mejor posible la pandemia aun en sus momentos más prácticos. Seguiremos listos para lo que sigue dentro de la estrategia aún con semáforo verde”, indicó.