Prof. Flaviano Jiménez Jiménez

El Director General del Instituto de Educación informó al Gobernador del Estado, en días pasados, (EL HERALDO DE AGUASCALIENTES, Octubre 5) que los estudiantes de Educación Media Superior “obtuvieron los primeros lugares en los resultados del Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes (PLANEA 2017): en Matemáticas obtuvieron 531 puntos de promedio y 527 en Lenguaje y Comunicación”. Sin duda, una buena noticia; pero siendo justos, se debe reconocer que estos son resultados de los esfuerzos realizados durante los años 2014, 2015 y 2016.

Para ubicar estos resultados, en su justa dimensión, es necesario aclarar que PLANEA diseña exámenes para que se alcancen 800 puntos, como nivel posible. De esta forma, los promedios obtenidos por los estudiantes de las preparatorias de Aguascalientes están 269 puntos por debajo de lo establecido en Matemáticas y 273 puntos por debajo en Lenguaje y Comunicación. Desde luego, los puntajes alcanzados varían dependiendo de los planteles: los alumnos de las preparatorias de las universidades públicas y autónomas obtuvieron 615 puntos en Matemáticas y 619 en Lenguaje y Comunicación; Las preparatorias federales 562 en Matemáticas y 553 en Lenguaje; y las preparatorias estatales y privadas, que están bajo la responsabilidad directa del Instituto de Educación, apenas obtuvieron 503 puntos en Matemáticas y 493 en Lenguaje. Esta es la otra forma de ver los resultados de PLANEA 2017.

Ahora bien, si las autoridades educativas tienen interés en mejorar los aprendizajes de los estudiantes, conforme los criterios de PLANEA; primero, tienen que analizar los factores que inciden en las disparidades (de los resultados) entre los diferentes planteles que funcionan en Aguascalientes. Esto es, tienen que distinguir los elementos que favorecen a las preparatorias de las universidades públicas y autónomas para que sus alumnos logren las más altas puntuaciones; y, también, tienen que reconocer los factores que influyen en los bajos niveles de aprendizaje de los estudiantes de las preparatorias estatales y particulares; los primeros, para consolidarlos y, los segundos, para superarlos. El análisis y el estudio deben hacerse en varias vertientes: sobre las condiciones  socioculturales y económicas de las familias de donde proceden los estudiantes de los distintos tipos de planteles que prestan sus servicios; las necesidades y aspiraciones de los estudiantes; sus potencialidades y limitaciones que presentan en su desarrollo; así como sus estilos de aprendizaje; y, entre otras cosas, indagar de qué escuelas secundarias proceden y cuál es la situación de éstas. Con esta información básica, las autoridades, los directores y los catedráticos de las preparatorias, pueden diseñar y operar planeaciones con miras de incrementar, gradualmente, los aprendizajes de los estudiantes. Es importante subrayar que las planeaciones necesariamente deben considerar los diversos contextos sociales, culturales y económicos, de los planteles; tomar en cuenta las necesidades, los intereses, las potencialidades, las aspiraciones, las formas de aprender y demás características de los jóvenes; y, por supuesto, realizar un trabajo intencional, sistemático y perseverante, y no estar esperando resultados que cada año se dan por casualidad.

Sin soslayar que la forma más efectiva para el crecimiento educativo de las escuelas preparatorias es asegurando una Educación Básica de calidad que permita transitar, con solidez, hacia niveles superiores. En otras palabras, el Sistema Educativo Estatal debe funcionar como tal y no por ínsulas. El Sistema Escolar, tan sólo para efectos de organización, está dividido en niveles; pero para efectos de formación integral del ser humano, los planes y programas de estudio están vertebrados desde la educación inicial, transitando gradual, progresiva y sistemáticamente por toda la ruta de la Educación Básica hasta llegar a la Educación Superior, de la que egresan los ciudadanos con el perfil que la sociedad requiere. La educación preparatoria, pues, no es una ínsula: es parte importante del Sistema Educativo y como tal hay que tratarla.