El Obispo de Aguascalientes, Monseñor Juan Espinoza Jiménez, ordenó ayer a siete nuevos sacerdotes diocesanos y les encomendó ejercitar su ministerio con un estilo de cercanía, compasión y ternura, virtudes que habrán de ser cultivadas en su vida sacerdotal, y que renuncien a la vanidad, al orgullo, al dinero y al arribismo.
Congregados en el patio central del Seminario Diocesano de Aguascalientes, el Prelado les pidió ser generadores de unidad y escuchar al pueblo para consolarlo con perdón, compasión y aceptación, en una confiada comunión con Dios, porque el amor es lo que debe mover a todos.
Expresó que como pastores del Pueblo de Dios en ocasiones irán adelante, en medio o atrás del rebaño, pero siempre con él, con un estilo de cercanía a Dios en la oración y en los sacramentos; “deben hablar con el Señor, un sacerdote que no reza apaga lentamente el fuego del espíritu en su interior”, advirtió.
“También es necesaria una cercanía con el Obispo para asegurar la unidad en la vida y en el ministerio, así como con los sacerdotes que son su familia y no hablar mal nunca de ellos, no poner etiquetas a los demás ni participar en chismes. Aprendan a hablar directo, cara a cara, trabajar en equipo y en comunión, no aislados”, recalcó.
En la homilía, el Obispo diocesano les solicitó estar cercanos con el pueblo de Dios, “no olviden a sus familias de sangre, no se avergüencen nunca de su origen y háganles sentir la presencia de Dios. No pierdan el olfato del pueblo de Dios, sean sacerdotes del pueblo, no clérigos del Estado”.
El rito de la ordenación presbiteral se constituyó con la presentación de los siete diáconos, la imposición de las manos sobre sus cabezas, revestimiento de la estola y casulla, la unción de sus manos, la entrega del pan y el vino y el abrazo de paz por parte del Obispo.
Con la unción de las manos, el Prelado dijo a los nuevos sacerdotes que están llamados a acariciar sin asco alguno la miseria de la humanidad, “sean capaces de limpiar y tocar las heridas del mundo, tal y como lo hace la Virgen María”.

Los nuevos sacerdotes son:
· Miguel Ricardo Arenas Rangel
· Óscar Orlando Santoyo Castillo
· Luis Felipe Cortés Lozano
· José de Jesús Flores Ortega
· Ernesto Maldonado Ramírez
· Froylán Serna Muñoz
· Alejandro Moreno Martínez.