México está por regresar a un Estado Fallido donde la política de abrazos y no balazos ya tiene repercusiones con los grupos delincuenciales, quienes hacen lo que les da la gana por la disputa de territorios y donde las desapariciones de personas han aumentado de manera desproporcionada con el actual Gobierno Federal, consideró Angélica de la Peña, consejera nacional del PRD. En conferencia de prensa, la perredista resaltó que la actual política del presidente Andrés Manuel López Obrador hacia los capos no ha servido de nada, ya que a la fecha no se ha visto una actitud de choque como ocurrió con los gobiernos de Felipe Calderón y de Enrique Peña Nieto contra los delincuentes. “¿Cuántos decomisos hay, cuántos presos? No hay y eso es grave porque los delitos han crecido en estos tres años”.