Muchos ciudadanos que se vieron obligados a suspender actividades laborales por desempeñarse en giros que no están catalogados como esenciales, están ansiosos por volver al trabajo, dado que comienzan a tener estragos económicos en sus hogares, manifestó el diputado presidente de la Comisión de Desarrollo Social, Salvador Pérez Sánchez.

La situación económica que se tendrá en el corto plazo, resultado del paro de actividades productivas buscando la protección contra el COVID-19 se vislumbra complicada, pero se necesitará del empuje de todos para que se pueda salir adelante en el menor tiempo posible, pues la crisis de salud ha impactado seriamente.

Lo que se debe tomar en consideración es que en buena medida se debe promover el avance de la economía y el empuje de todo el sector productivo laboral, pues claro es que el coronavirus llegó para quedarse y al retornar a las empresas, fábricas y oficinas, deberá ir acompañado de medidas de prevención sanitarias que tendrán que ser para siempre.

Si bien la enfermedad por el COVID-19 preocupa, sin duda lo que más tiene en incertidumbre al grueso de la población es lo que ocurrirá en materia económica, pues a la crisis que se avecina y que en algunos casos ya se resiente, también tendrá que hacérsele frente.

Por lo que respecta al trabajo legislativo, comentó que se analiza la forma de volver a las sesiones del pleno, aunque las comisiones se han reunido y analizado a la distancia las propuestas en cartera, aunque siguen atentos a cualquier otro requerimiento urgente que se pudiera ofrecer por parte del Ejecutivo, como ocurrió cuando se convocó para el reajuste presupuestal que ahora permite hacer frente a través de distintos programas económicos necesarios para atender a los afectados por la parálisis productiva en este tiempo de pandemia.

Por su parte, el presidente de la Junta de Coordinación Política, Guillermo Alaniz de León, refirió que los diputados de las distintas fracciones están de acuerdo en hacer trabajo legislativo a distancia y a través de los medios digitales, pero se analiza la forma de formalizarlo al atender las leyes y reglamentos que rigen la operación del Congreso del Estado en donde no se contemplan sesiones virtuales pero que ahora son necesarias.

Por lo pronto, el diálogo entre los miembros de las distintas comisiones se lleva a través de mesas de trabajo para avanzar y dar seguimiento a los dictámenes, para que el proceso legislativo no se vea entorpecido.