RODRIGO ÁVALOS ARIZMENDI

Mucha efervescencia política estamos viviendo en Aguascalientes, la cual se ha acrecentado más conforme se acerca el día de la elección, que será el próximo 5 de junio. Ayer martes, debió de celebrarse por la noche el segundo, y último, debate de las cinco candidatas al Gobierno del Estado. Y la verdad es que tanto a un servidor como a varias personas a las que les pregunté sobre el mismo, no había mucho interés en verlo. Con el primer debate fue más que suficiente. Creo que es el peor debate que he visto a lo largo de mi vida, sobre todo con una de las aspirantes que se dedicó con singular alegría a golpear a diestra y siniestra a dos candidatas en especial. La candidata en cuestión no debatió, ¡nada! Lanzaba obuses de todos calibres hacia las contendientes en cuestión. Dicha candidata aparte de ganarse el desprecio del electorado generó que el debate de ayer no fuera de mucho interés para el electorado, pues en 15 días se pensaba que no iba a cambiar mucho la mecánica degradante de la política casera.

Creo que el debate debería ser nada más entre las dos candidatas que tengan más preferencia según el titipuchal de encuestadoras que están ahora presentes en los diarios y redes sociales. Y que fuera en verdad un debate en donde se mencionara qué obras pretenden llevar a cabo y sobre todo de dónde sacarán el dinero para los proyectos monumentales que algunas ya han estado prometiendo en caso de ganar.

En fin, ya sólo faltan 11 días para la jornada electoral y sabemos que la pelea está sólo entre dos de ellas. Poco vivirá el que no se entere de los resultados de esta jornada electoral histórica por lo que representa que estén participando sólo mujeres en la contienda.

Por otra parte, y siguiendo en el tema de los aspirantes a la Presidencia de la República, el presidente Andrés Manuel López Obrador sigue como chivito en vidriería y no termina de destapar más corcholatas -como él mismo bautizó a los que considera tienen los méritos suficientes para ser candidatos por MORENA a la Presidencia de la República. En esta ocasión incluyó a Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Seguridad Ciudadana del Gobierno Federal como una aspirante legítima a la presidencia en 2024.

Aunque es de sobra conocido que el corazón de López Obrador se decidirá por Claudia Sheinbaum. A quien sí de plano no menciona es al zacatecano Ricardo Monreal, aunque Ricardo ha dicho que él no es corcholata, que es un aspirante legítimo.

Cuando observó cómo el presidente maneja esto de los “destapes” de los funcionarios de su gobierno como posibles candidatos a la presidencia, constató cómo el presidencialismo ha venido a la baja tremendamente con este presidente, lo ha abaratado y le ha quitado la magia que tenía anteriormente cuando ninguno de los políticos que estaban en la palestra sabía por dónde venía la línea. El ritual era casi sagrado entre la clase política y se respetaban los tiempos. Ni antes ni después, siempre era el momento justo. Y en ese momento el presidente en turno perdía gran parte de su poder con tan sólo destapar al candidato tricolor.

En donde la cosa cambió fue en el asesinato de Colosio. Al asesinar a Colosio, Salinas de Gortari recuperó el poder que había empezado a tomar Luis Donaldo y lo entregó al nuevo candidato Ernesto Zedillo, con el que le fue peor a Salinas y a su clan, sólo hay que recordar que Zedillo metió a la cárcel a Raúl Salinas y Carlos Salinas se tuvo que ir exiliado a Irlanda.

Con el PRI en el poder, su gran elector era el presidente. Recordemos cómo Roberto Casillas, aguascalentense, en su papel de secretario particular del presidente, metió en tremendo problema a José López Portillo cuando en una declaración afirmó que el presidente era “El fiel de la balanza”, algo que era un secreto a voces, que todo el mundo sabía, pero que se mantenía como algo que no se podía, por ningún motivo comentar.

Normalmente hasta después del quinto informe de gobierno se daba el destape. Y eso lo hacían los presidentes por una experiencia política pues en la medida en que se adelantara lo único que se iba a propiciar era un desgaste muy fuerte de los aspirantes a la lucha por debajo de la mesa y los partidarios de un aspirante y de otro con el propósito de descarrilar a los opositores. Sin embargo, hoy estamos en una sucesión muy adelantada. Y algo que es de llamar la atención es que, en los estudios de opinión, respecto a preferencias y por quién votaría, con toda esta anticipación, aparece el nombre de Luis Donaldo Colosio Riojas. En la más reciente encuesta de REFORMA, le dan un 26% de intención del voto, que es algo extraordinario. Y aquí habría que preguntarnos: ¿Cuáles son los méritos del hijo del asesinado candidato del PRI a la presidencia Luis Donaldo Colosio Murrieta? Su ventaja es el apellido. Ya ha sido diputado local en Nuevo León, por Movimiento Ciudadano, no habiendo sobresalido en su trabajo como diputado. Actualmente es alcalde de Monterrey, habiendo sido postulado por el mismo partido.

La realidad de las cosas es que hasta ahora no se percibe a ningún aspirante de los partidos opositores a MORENA. Nadie ha dicho “esta boca es mía”; se cree que el panista Ricardo Anaya irá por la candidatura blanquiazul, pero de ahí en más no se ve quién pueda ganar la elección presidencial. Desde luego que faltan dos años y medio y todo puede suceder, pero candidatos de peso completo no hay para enfrentarse a MORENA, que sin duda tiene un capital ciudadano enorme. En Aguascalientes, así como en los estados del centro y norte del país no tienen mucho clientelismo electoral, pero en el sur, así como en Veracruz, Guerrero, Oaxaca, etc., están muy fuertes.

Por lo pronto enfoquémonos en la contienda en nuestro estado, en donde es casi imposible que se dé una sorpresa electoral. A pesar de que para el PAN el PRI es un lastre. Un partido que todavía conserva a un grupito reducido de militantes que, en lugar de sumar, restan. Pues son gente ya muy desacreditada y de los cuales se ve a las claras que andan dando pena gritando y bailando al son que les toca el partido blanquiazul como monitos de cilindrero, con tal de no vivir fuera del presupuesto, pues eso sería vivir en el error. Sí, la verdad que sí causan lástima cómo se arrastran con los panistas cuando hace algunos años eran los non plus ultra de la política local. El observar a un Carlos Lozano ya muy maltrecho, acabado y desmejorado apareciendo en las redes sociales dando un espaldarazo de algo que ya no tiene, fue simplemente patético.

¡Participa con tu opinión!