Desde la Presidencia de México se ha atacado al Estado de Derecho y a las instituciones, y se ha hecho “sin ton ni son”, lo cual no extraña pero no debería darse más, ante lo cual, el gremio de los abogados debería unirse en el país, para exigir el respeto a la Constitución y a la división de poderes, consideró el ex presidente del Sistema Estatal Anticorrupción, Eric Monroy Sánchez.
Es increíble que ante el tema de la inconstitucionalidad de la recientemente reformada Ley de la Industria Eléctrica, que ha obtenido la suspensión por parte de juzgados federales, “ahora salga con que va a pedir reformar la Constitución, como para pretender acomodar el tema a su capricho, y eso no debería permitirse”.
Se debe recordar al Mandatario Nacional y su equipo de asesores, que al protestar el cargo, prometió cumplir y hacer cumplir la Constitución, pero ahora en que se han cometido errores que la violentan, se manifiesta el interés de modificarla para acomodar los temas que al titular del Gobierno Federal le interesan.
“Por supuesto que estamos absolutamente en contra de la corrupción, y sobre todo contra la impunidad, pero todo debe hacerse de conformidad con al marco legal, pues hay leyes con las que se puede trabajar para ejercer ese combate”, y si bien, se han hecho reformas a la Carta Magna, se debe referir que éstas se han hecho de manera institucional y mediante el proceso legislativo conducente, no por imposición o capricho.
Ante la intentona del Gobierno Federal, el Poder Judicial Federal debería manifestarse con más tenacidad, pues no es la primera ocasión en que se ataca a su independencia, “pero además, es conveniente puntualizar la ignorancia en temas legales por parte del presidente”.
Monroy Sánchez comentó que hace un par de años, la Suprema Corte de Justicia de la Nación inició la revisión sobre la actuación de algunos de sus jueces e inclusive, se han dado ceses fulminantes, como ocurrió en 2019 con algunos que estaban señalados por acoso y corrupción, “Arturo Zaldívar comenzó a limpiar la casa y en eso estamos de acuerdo, siempre y cuando sea conforme a la ley, no por la intromisión o petición de otro Poder”.
Ahora resulta que como ha sido recurrente en su actuar, el presidente de México desecha todo aquello que no le conviene en lo personal o grupal, a pesar de violar la Constitución y las leyes, peor aún, porque no le gusta que le digan que está haciendo mal las cosas, como ahora que ha advertido su intención de modificar la Constitución, lamentó el líder de la Barra de Abogados de Aguascalientes.