Y es que desafortunadamente pareciera que con las últimas medidas aprobadas vamos a tener un Órgano Regulador famélico y enfermo por los próximos 4 años.

Desde que ha iniciado la pandemia del Coronavirus pareciera que la Comisión Reguladora de Energía se ha infectado para progresivamente desvanecer. Como uno de los caprichos ideológicos de la presente administración.

Desde el inicio de la pandemia a finales de marzo han estado detenidos muchos de los trámites como la obtención de nuevos permisos y registros. Lo que si ha sucedido es que han estado requiriendo las obligaciones de los permisionarios independientemente de la coyuntura actual.

Es decir, pareciera que hay cosas que conviene detener y otras que hay que no.

Recientemente se aprobó el despido injustificado de más de 200 trabajadores que formaban parte del equipo.

Se dice injustificado ya que se habló sobre la ineficiencia operativa, al ser un organismo “costosísimo”, este y otros miles y que al parecer no tienen sentido de existir.

Se dijo que cuesta mucho a nuestros impuestos y esa es la primera falacia en el discurso y se explica a continuación.

Según información obtenida para el Presupuesto de Egresos de la Federación 2020, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) ha obtenido recursos por concepto de gasto programable, aumentos salariales y erogaciones por la cantidad de $257,677,052 millones de pesos.

Ahora aquí viene el detalle, de acuerdo a la Ley de los Órganos Reguladores Coordinados en Materia Energética (LORCME), en su Artículo 31, habla sobre los fideicomisos públicos a los cuales se deberán aportar los remanentes de ingresos propios excedentes que obtengan los Órganos Reguladores Coordinados en Materia Energética y menciona las reglas a las que se sujetarán.

Por ejemplo, dichos recursos invertidos, nunca podrán ser mayores en 3 veces a la cantidad de aportaciones gubernamentales que recibe, es decir aproximadamente 770 MDP.

Ahora si se revisa la información pública sobre el Fideicomiso de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), el informe trimestral sobre el uso y destino de los recursos del Fideicomiso.

En específico el 4º Informe Trimestral 2019 veremos que al 31 de diciembre de 2018 tuvo un saldo en la cuenta de 463 MDP después de ingresos y egresos el saldo definitivo al 31 de diciembre de 2019 fueron 618 MDP.

Es decir, un crecimiento del 25% de forma anual o lo que sería igual a $155,535,203 millones de pesos para ser exactos. Es decir que es un organismo prácticamente se paga solo y le sobra un 60% anualmente que se destina al fideicomiso público.

Ahora existe un gran debate desde la sociedad civil por salvaguardar la autonomía de la CRE, pero un gran esfuerzo por desmantelarla poco a poco. Le están quitando los pelos a la burra uno a uno para que no rebuzne.

Ahora si para el 2021 se reduce el presupuesto que reciba la CRE y/o se aprueben las muy polémicas leyes que pretenden cambiar las reglas sobre los fideicomisos públicos y su uso.

Entonces los 200 despidos que se dieron en días recientes realmente si son injustificados. El presupuesto de egresos 2021 dará razón o no, a todo esto.

La CRE es justamente un Organismo para que la sociedad pueda generar riqueza a través de los recursos energéticos de nuestro país de forma ordenada. Donde limita el accionar de los monopolios públicos con el objetivo de favorecer el crecimiento del sector. No es columna para hablar sobre la inmoralidad y deslealtad de los monopolios en los negocios al eliminar la competencia de facto.

Preocupa que dichos recursos de aprovechamiento, generados con el trabajo y esfuerzo de mexicanos, terminen siendo destinados a programas sociales clientelares que NO crean valor a México.

El empresariado mexicano siempre impulsará una CRE realmente autónoma presupuestalmente y en la toma de decisiones. Que funcione en beneficio de la libre competencia y limite las prácticas monopólicas de la CFE y PEMEX.  Y no que se vuelva en una barrera de entrada para nuevas empresas ya sea para participar y/o ser beneficiados por lo que trajo la Reforma Energética.

Pareciera que todo lo privado es abusivo y lo público benévolo, ambos se requieren y requerirán para lograr el bienestar social de la mayoría, mediante la cultura del legítimo trabajo, la competencia y el esfuerzo individual y colectivo de los mexicanos.

Como dijo Winston Churchill, “muchos miran al empresario como un lobo depredador que hay que abatir, otros lo como a la vaca que hay que ordeñar y muy pocos lo ven como el caballo que tira del carro”.

Es de suma importancia que continúe el dinamismo económico, así como los beneficios sociales que ha traído la Reforma Energética en materia de energía eléctrica a México en los últimos años con una CRE fuerte, sana y autónoma.

“La razón produce su fruto para la sociedad, como también para la persona del hombre. Y de ahí nacen otros frutos de la misma especie que la razón.”

Marco Aurelio

Carlos Aurelio Hernández González

Presidente de la Comisión de Energía de COPARMEX Metropolitano del Estado de México

Vicepresidente de Energía Renovables de la Comisión Nacional de Energía COPARMEX

Twitter: @cauhdez