nikon d100Edsss

Ganaderos engordadores de reses redujeron sus niveles de producción entre un 30% y hasta un 50%, lo que ha provocado que en la actualidad haya menos carne en el mercado y por lo tanto, también resulta más costosa para el consumidor final, dio a conocer el presidente de la Unión Ganadera Regional Hidrocálida, José de Jesús Guzmán de Alba.

Resaltó que lo que se vive ahora es efecto en parte de las restricciones que se tuvieron el año pasado con la pandemia por COVID-19, pues al detenerse parte de la actividad económica, también hubo menos consumo y por lo tanto, se vieron obligados a reducir los niveles de engorda, de ahí que quienes llegaron a tener mil o dos mil cabezas de ganado, decidieron deshacerse de una parte para poder sostener el hato con que se quedaron, de ahí que poco a poco se quedaron con menos animales y ahora hay establos con 300 o 500 cabezas o hasta menos.

Si bien en la actualidad ya hay recuperación en ventas, la situación a que se enfrentan es que ahora hay menos canales qué llevar a las carnicerías y, por tanto, el precio al consumidor se incrementa por eso es por lo que “ahorita sí, nuestro producto es un lujo, la verdad, ahorita es muy cara la carne, no podemos ocultarlo bajo el sol”.

Y esto se debe además a que tampoco hay carne congelada que compita, como se llegó a tener hasta antes de marzo de 2020, pues en Estados Unidos la carne también es bastante cara y por tanto no conviene traerla, aunque la ventaja es que actualmente lo que se consume en el país es carne totalmente fresca.

El presidente de la UGRH resaltó que el mercado ahora tiende a estabilizarse y se pretende que en un lapso de seis meses los establos tengan una recuperación y vuelvan a alcanzar los niveles de engorda que ya tenían; si bien tradicionalmente los esquemas de producción son cíclicos, la pandemia hizo que engordadores se deshicieran de parte de sus hatos y ahora, tanto la actividad como el producto al consumidor son caros, pero en cuanto se comience a meter más ganado los precios tenderán a estabilizarse.

Guzmán de Alba refirió que en la actualidad la carne al público se encuentra alrededor de un 15% más cara que el año pasado, y se debe a que el engordador redujo su producción, el carnicero tuvo menos ventas y para solventar costos se incrementaron precios, de ahí que actualmente, por citar un ejemplo, la pulpa tiene un precio sobre los 190 pesos, cuando durante el año pasado era de 160 aproximadamente por kilo.

¡Participa con tu opinión!