Frente a esta temporada de intenso calor, la Secretaría de Servicios Públicos del Municipio de Aguascalientes hizo un llamado a la conciencia ciudadana para que cumplan con su responsabilidad de depositar su basura dentro de los contenedores y en los horarios autorizados, para evitar el aceleramiento de la descomposición de los desechos.

Los aguascalentenses deben cumplir con las normas establecidas y ser ejemplo con las demás personas para que a través de la observación se generalice la cultura de respetar los horarios de siete de la noche a las siete de la mañana.

Si bien muchas personas han comenzado a respetar el horario, todavía falta una cantidad considerable de ciudadanos que no lo hacen y que es tiempo de entenderlo porque se trata de un beneficio comunitario, a fin de reducir la exposición de la basura a los rayos del sol, a la intemperie, y de esta manera se reducen los riesgos de contaminación visual y los olores.

Asimismo, la Dirección de Limpia y Aseo Público trabaja dentro del diseño de horarios de rutas de camiones de recolección para mejorar el sistema de levantamiento de los desechos en los 4 mil contenedores distribuidos en el municipio de Aguascalientes.

Desde el año anterior a la fecha, la Secretaría de Servicios Públicos comentó que una de las peticiones constantes de la población ciudadana ha sido la recolección de basura, así como la sanitización de los espacios públicos, cuya medida se mantendrá durante toda la contingencia sanitaria.

También recomendó a los usuarios y comerciantes en torno a mercados y tianguis poner un mayor cuidado en el manejo de la basura que generan por diversas causas.

De igual manera, la Secretaría de Servicios Públicos hizo un llamado a los recolectores de materiales a cuidar que en sus lugares particulares de depósito no generen fauna nociva, ya que esos animales se mueven hacia las casas vecinas y en consecuencia provocan molestias.

Finalmente, el Departamento de Regulación Sanitaria exhortó a los recolectores de materiales realizar su actividad por ser su modus operandi para allegarse de recursos económicos, aunque para evitar molestias en los vecinos se les recomienda que desde los espacios en donde juntan los materiales los trasladen a las empresas recicladoras y no acumulen nada en sus casas.