Noé García Gómez

Como es costumbre del presidente esta semana utilizó su conferencia de prensa para marcar agenda y polemizar  donde dijo modestamente  “Me he mantenido (en aprobación). Hay una encuesta internacional en donde se mide a los jefes de Estado de los países, estoy en segundo sitio, segundo lugar mundial y he caído con la pandemia dos puntos, pero cada quien tiene su medición”, y remato “México tiene el mejor gobierno en el peor momento”.

Por supuesto que no hay datos de tal afirmación, una investigación de la agencia Verificando en un análisis de distintas encuestas internacionales el mejor lugar lo ubica en el 7 sitio, pero bueno, el presidente actúa como López Obrador.

Por supuesto que su peor aprobación tiene los niveles de la mejor aprobación de sus predecesores, esto quiere decir que aun con la constante y lenta caída mantiene altos niveles de aceptación y respaldo.

Probablemente se mantiene esos niveles por que hace lo que sabe hacer, despertar emociones en el electorado mexicano, de pasión, esperanza, cercanía y que se maximizan cuando se contraste con el encono y animadversión que genera en sus detractores, por lo que los ánimos se exacerban provocando altos niveles de lealtad y tolerancia a los errores en sus seguidores.

Pero también, se debe a que no hay un proyecto político opositor sólido y que sirva de contraste y catalizador. La menguada oposición, sigue dando tumbos de manera reactiva para protestar a todo lo el presidente y MORENA generan en la agenda política nacional.

La realidad es que después de una de las peores crisis económicas, el peor escenario dicho por las mismas autoridades sanitarias de muertes por covid-19, ser el país con mayor número de muertes en el personal médico fallecido y aunado a una crisis de inseguridad.

Aun con todo lo anterior tenemos una buena noticia, tenemos hoy México, los mexicanos, el pueblo en su conjunto podemos presumir que tenemos al segundo mejor presidente del mundo (aquí va la ironía) que se suma a la bandera más bonita del mundo y el segundo himno nacional, y agreguemos al mejor atardecer del mundo que cuenta Aguascalientes, y si me lo permiten sumamos a la lista al record Guinness de la glorieta con más calles que tiene la Purísima.

¡Qué orgullo pues!