Pese a los estragos que ocasionan las falsas llamadas al Servicio de Emergencia 911, y que se sancione con hasta dos años de cárcel, las autoridades se limitan a amonestar a los infractores, cuando podrían hacer valer, por los conductos correspondientes, las sanciones penales.

De acuerdo al Código Penal del Estado, hay Tipos Penales Protectores de la Movilización de los Sistemas de Respuesta de Emergencia.

El artículo 194 establece que el uso indebido de llamadas telefónicas para movilizar sistemas de respuesta de emergencia. “Consiste en permitir o realizar mensajes o llamadas, sin que exista necesidad o justificación, a cualquier sistema de respuesta de llamadas telefónicas de emergencia o su equivalente que preste este tipo de servicios”, de acuerdo a la primera fracción.

En su segunda fracción, considera como uso indebido “permitir o realizar una llamada telefónica a los sistemas de respuesta de llamadas telefónicas de emergencias o su equivalente para dar un aviso falso de alerta, emergencia, ayuda a un particular o cualquier otra situación que genere la movilización o presencia del cuerpo de bomberos, personal de emergencias médicas, personal de protección civil o elementos de las corporaciones de seguridad pública”.

Se establece que al responsable del uso indebido de llamadas telefónicas para movilizar los sistemas de respuesta de emergencia se le aplicarán de seis meses a 2 años de prisión y de 50 a 100 días multa, así como el pago total de la reparación del daño y los perjuicios ocasionados. Tratándose de la conducta prevista en la Fracción II de este Artículo, se impondrán de tres a ocho años de prisión y de 200 a 300 días multa y al pago total de los daños y perjuicios causados, si la conducta del infractor provoca un accidente o daños a consecuencia de su llamada falsa.