La automedicación contra el COVID provocó problemas de desabasto de medicamentos durante lo más álgido de la pandemia en 2020, por lo que apenas se está estabilizando el mercado. Otro problema que trae consigo el uso de fármacos sin prescripción médica, es el ocultamiento de síntomas, lo cual en algunos casos puede complicar el estado de salud de los pacientes.
Octavio Jiménez Macías, titular de la Guardia Sanitaria, detalló que al menos en el presente año se ha notado ya una baja en la automedicación de las personas al contar con más información e ir conociendo más del coronavirus.
El funcionario agregó que es indispensable acudir al médico cuanto antes ante la presencia de sospecha de COVID o de cualquier enfermedad, así como evitar remedios caseros. Finalmente, agregó que el desabasto de medicamentos se está atendiendo al tener conocimiento de que en las farmacias ya se encuentran claves de primera necesidad.

“Ya no hemos tenido tantos problemas como sí los hubo el año pasado (…) sirvió la experiencia del año pasado porque la automedicación en lugar de ayudar complica los cuadros al disfrazar algunos de los síntomas…” Octavio Jiménez, ISSEA