El Órgano Superior de Fiscalización del Estado no ha concluido aún la auditoría a dependencias públicas del Poder Ejecutivo, aseguró la vocera general del Gobierno del Estado, Griselda González Morales.

“Por lo tanto, la filtración de información respecto de gastos aún no solventados constituye una violación a la norma, de acuerdo a la Ley de Fiscalización Superior local”, agregó.

Dejó en claro que en el Gobierno Estatal los recursos son manejados de forma transparente, por lo que las observaciones que pudiesen derivar de la auditoría, una vez concluida ésta, serán solventadas en tiempo y forma.

En ese contexto, la funcionaria recordó que hasta que el OSF concluye la auditoría correspondiente, los responsables de cada área responden a observaciones y sólo entonces el Órgano Superior puede ofrecer un dictamen objetivo sobre el manejo de los recursos públicos.

De tal manera que en este momento hay tiempo para presentarse documentos, facturas o evidencias respecto de los 155 millones de pesos que, según se filtró, están observados en más de 15 dependencias públicas estatales.

Siendo así, agregó González Morales, no es momento de hablar de que deban reintegrarse recursos ni mucho menos que exista desvío de éstos, sino que será hasta la conclusión de la auditoría cuando pueda determinarse si existió alguna observación no solventada.

Reiteró que dentro del Gobierno del Estado existe apego total a los procedimientos, los recursos son manejados de forma transparente y hay certeza de que el proceso de solventación de observaciones se podrá resolver conforme a los tiempos que marca la ley.

Finalmente, subrayó que la filtración de la información se realizó violando los preceptos legales, pues existen procedimientos que deben tenerse en reserva para evitar el daño a una institución o a una persona que representa a dicha institución.