César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Fanny, una joven de 16 años, fue hallada sin vida en su casa de la sierra norte de Oaxaca, luego de amenazas y hostigamiento del agente municipal Issac Hernández Guillén, por lo que activistas piden que se indague feminicidio y no suicidio, como se pretende.
«Mira, a mí no se me va a hacer difícil matar a una perra como tú, si yo quiero te lleno la cabeza de tiros», le dijo el agente de San Juan Cotzocón Mixe a Fanny, el 13 de julio pasado.
La amenaza quedó registrada en la carpeta de investigación 23472/FIST/CODDI-MATIAS/2021, iniciada por la Fiscalía General de Oaxaca tras la denuncia de Fanny.
Ese día, la joven fue citada en la agencia municipal para tratar supuestas faltas al orden público.
El agente municipal acusó a Fanny y su pareja de drogarse, y, aunque la joven lo negó, el funcionario dijo que la correría del pueblo e incluso la cacheteó.
«Lárgate y de una vez te aviso que voy a denunciarte por vender drogas, voy a hacer a que te metan a la correccional de menores», señaló el agente municipal, de acuerdo con la denuncia.
El activista Joaquín Galván, quien acompaña a la familia de Fanny tras su muerte, indicó que la joven, quien es madre de una bebé, fue encontrada muerta la madrugada del domingo en su casa.
Detalló que la menor habría sido hallada colgada, pero los primeros en llegar fue el personal de la Agencia Municipal, quienes limpiaron el lugar antes de que llegaran autoridades de la Fiscalía.
«Lo que se pide es que no se establezca como línea el suicidio, sino que se amplíe a una línea de investigación por feminicidio», indicó.
«Da la impresión de que hubo manipulación de la escena».
La familia de Fanny se encuentra temerosa por su propia seguridad, agregó el activista.