Por FRANCISCO VARGAS M.

Una vez que se dio a conocer en diferentes medios de televisión y redes sociales, sobre todo en el ámbito del espectáculo, que el reconocido empresario don Jesús “Chucho” Arroyo, quien en la actualidad cuenta con 86 años de edad, recuperó la administración y posesión del histórico Restaurante “Arroyo” de Tlalpan, del cual fue despojado, así se informó; en el tema taurino esta noticia ha sido objeto de comentarios y bien recibida, ya que con esto dicen, se abre la enorme posibilidad de que se retome la actividad en su plaza.
En pláticas de café, entre taurinos se dice, que conociendo la enorme pasión, amor y gusto por la fiesta de toros de don Jesús “Chucho” Arroyo, quien fue un estupendo aficionado práctico, que cuando ejercía esta actividad gustaba por torear y pasaportar toros con edad y presencia, esperan que podría volver la actividad taurina el próximo año; ya sean festejos menores o novilladas; siguiendo por supuesto todas las medidas y protocolos de sanidad, entre ellos el uso del cubrebocas y con un cupo limitado de aficionados.
Por lo pronto habrá que esperar qué sucede y que todo llegue a buen puerto, para que una vez más se abra la Plaza de Toros Arroyo, misma que construyó don Jesús “Chucho” Arroyo, en el espacio que ocupaba la huerta de Doña María, su señora madre.
La inauguración de esta emblemática y taurinísima plaza, fue el martes 30 de marzo del año de 1971, cortando el listón el gran mimo mexicano don Mario Moreno “Cantinflas”, continuando el festejo inaugural con un magno Festival Taurino en el cual tomaron parte las grandes figuras del toreo, Lorenzo Garza, Luis Castro “El Soldado”, Silverio Pérez “El Faraón de Texcoco”, Alfonso Ramírez “El Calesero”, Alfredo Leal, Joselito Huerta y el gran actor aguascalentense David Reynoso; quienes pasaportaron toros de la ganadería Peñalta. (pacovargas_@hotmail.com)