Hace poco más de veinticuatro horas, Joe Biden quien encabeza la candidatura demócrata a la Presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica, anunció que la senadora Kamala Harris será su candidata a vicepresidenta. Con motivo de lo anterior, he decidido abordar este espacio para conocer un poco más acerca del perfil de quien puede ocupar el segundo puesto más importante en la Casa Blanca.

Primeramente, debemos recordar que Harris se postuló sin éxito para la nominación presidencial demócrata a principios del año y hace unos meses decidió declinar en sus aspiraciones para continuar como senadora por California. Su experiencia profesional como servidora pública es prácticamente intachable ya que ha fungido como senadora desde 2017 y anteriormente se desempeñó como fiscal general de California.

Su postulación se consolida como una decisión inteligente por parte del candidato Biden y del propio partido demócrata, al observar que las preferencias electorales cada vez manifiestan una tendencia a obtener la victoria sobre Trump. Es por ello, que se decidió apostar por una mujer para el cargo de vicepresidenta y en específico, una mujer que representa grandes virtudes y además encabeza causas tan importantes como el combate al racismo y el combate al abuso de las fuerzas policiacas.

El resultado de las encuestas y muestreos electorales ha venido favoreciendo al candidato demócrata, siendo que en gran parte se debe a la actuación del presidente en funciones y específicamente en relación al tema del manejo de la pandemia; sin embargo, los demócratas no pueden sentirse virtuales triunfadores de la elección. Basta con recordar que, como as bajo la manga, quizá Trump en cualquier momento reviva su margen de aceptación y popularidad con tan solo poner en circulación la tan anhelada vacuna del Covid-19 y frente a la cual ha pagado exorbitantes cantidades para asegurar que la producción de algunas de ellas permita distribuirlas primeramente en su país.

Durante los próximos meses, estaré abordando nuevamente y con mayor profundidad el fascinante sistema electoral norteamericano, de manera que llegaremos al anhelado martes 3 de noviembre con algunas nociones básicas que permitan comprender el colegio electoral y la importancia de algunos Estados en relación al mismo. Aunado a ello, en el desarrollo de los próximos meses, podremos ver cómo un sistema electoral del país más poderoso del mundo enfrenta una pandemia y logra hacer que la ciudadanía cumpla a cabalidad sus obligaciones para salir a votar.

Por lo pronto, habrá que seguir muy de cerca los debates presidenciales entre los candidatos a presidente y el debate entre los candidatos a la vicepresidencia, mismos que tendrán lugar en los meses de septiembre y octubre bajo formatos novedosos y quizá hasta virtuales. Agradezco el favor de su lectura y les deseo un excelente fin de semana.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com

Twitter: @davidrrr