Diana Gante
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Contar con diversas tecnologías de generación eléctrica en el País, como solar, eólica, hidroeléctrica, nuclear y convencionales, permite disminuir los riesgos de fallas en el sistema eléctrico, señaló Guillermo García Alcocer, ex comisionado presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).
La importancia de una matriz energética diversa, además de minimizar riesgos, es obtener un menor costo por la generación de energía eléctrica, de acuerdo con el ahora académico del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).
“Todos los sistemas eléctricos a nivel mundial tienen una combinación de tecnologías. Y en la discusión de cómo debe ser la matriz energética, pues ésta debe ser resiliente, debe tener la capacidad de reaccionar ante eventos no previstos, los famosos ‘cisnes negros'”, expuso.
Para lograrla, García Alcocer explicó que México, además de las tecnologías fósiles, está apostando por las hidroeléctricas, pero el problema es que éstas sólo funcionan efectivamente por seis meses por el tema de las sequías, por lo que su potencial está acotado por una temporalidad.
En cuanto a la presencia de un fenómeno meteorológico, como el que sucedió en febrero pasado por una tormenta polar de Texas, en México se tuvo un importante desabasto de gas natural y, en ese caso, fueron las energías limpias las que dieron respaldo principal a las convencionales para cubrir la demanda eléctrica.
Si se trata de las energías renovables, cuando no hay sol, el viento puede tener un mayor potencial y viceversa, aunque también las energías base son las que complementan la demanda.