Con goles de Cristiano Ronaldo y Álvaro Morata, la Juventus derrotó 2-0 al Napoli en la gran final de la Supercopa de Italia, en donde los napolitanos pusieron extender el partido con un penal, pero su capitán erró en el momento clave.
El día de ayer se disputó la final de la Supercopa de Italia, Juventus llegó a esta cita como campeón de liga, y el Napoli como campeón de copa, siendo el primer encuentro entre estos dos equipos en la temporada, en donde Andrea Pirlo y Gennaro Gattuso se vieron las caras como rivales en los banquillos.
En la primera parte la jugada más clara fue un remate de cabeza de Hirving Lozano, el mexicano se quitó la marca de su defensor y logró rematar de “palomita”, pero la intervención de Szczesny evitó el tanto del azteca.
Para la segunda parte Cristiano Ronaldo tuvo la oportunidad de marcar con un tiro al arco que fue desviado por al defensa, enviándola a tiro de esquina; pero en esta jugada de corner, el Napoli defendió muy mal su área y gracias a un rebote de Bakayoko, el esférico quedó tendido a escasos centímetros del arco, para que Cristian con su olfato goleador lograra empujar la bola y poner el 1-0.
Con este tanto Cristiano Ronaldo llegó a 760 goles en su carrera, convirtiéndose así en el futbolista con más goles en toda la historia del deporte profesional.
Al 75′, Mertens recibió una falta dentro del área que en un principio no se había señalado, pero en el cobro el capitán Lorenzo Insigne falló su disparo al enviar el balón al lado izquierdo muy lejos del poste, perdonando a la Juve.
En los últimos minutos los napolitanos mantuvieron la presión alta con la esperanza de empatar el partido, Lozano llegó a disparar al arco pero el arquero de la Vecchia Signora volvió a evitar el tanto del mexicano.
Ya en la última jugada, todos los celestes esperaban marcar el gol de la victoria en un tiro de esquina, pero al final la Juventus consiguió un contragolpe encabezado por Juan Cuadrado y Morata, terminando con el gol del español que les daba el campeonato.