Antonio Baranda y Rolando Herrera
Agencia Reforma

TECATE, BC.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador justificó ayer el uso de autos «chocolate» y defendió su regularización en Baja California, a cambio de una «cooperación» de 2 mil 500 pesos, luego de críticas del sector privado.
Durante un acto en esta ciudad fronteriza, donde estuvo acompañado por el Gobernador morenista Jaime Bonilla, el Presidente dijo que mucha gente se ve en la necesidad de utilizarlos para ir al trabajo o trasladarse con su familia, ante la imposibilidad de comprar un vehículo nuevo o de agencia.
«También se ayuda a mucha gente que no tiene para comprar un auto nuevo, en una agencia, eso lo deben de entender quienes cuestionan esta medida», señaló.
«Hay mucha gente que para ir a su trabajo, llevar a sus hijos a la escuela, necesita en qué moverse, no puede adquirir un carro nuevo y puede adquirir un carro barato aun siendo irregular, y lo tiene que hacer porque se requiere».
La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) afirmó que dicha regularización será un golpe para el comercio legal y un premio para las mafias que realizan contrabando de vehículos.
En tanto, la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco) de Tijuana advirtió que el precio de los autos seminuevos vendidos dentro de México podría caer hasta 10 por ciento.
«Desde luego, tenemos la obligación de que funcione bien el transporte público, que cada vez esté mejor el transporte público, pero esto también es un proceso, tiene que ir poco a poco mejorando y con esta medida se va apoyar a mucha gente», abundó.
López Obrador reiteró que el dinero que se recaude será invertido por la entidad para arreglar las calles, e insistió en que iba a firmar el decreto desde antes, pero quiso que pasaran las elecciones para que no se dijera que era un acto electorero para ganar votos.
«Desde luego, tenemos la obligación de que funcione bien el transporte público, que cada vez esté mejor el transporte público, pero esto también un proceso, tiene que ir poco a poco mejorando y con esta medida se va apoyar a mucha gente», abundó el Mandatario.
López Obrador reiteró que el dinero que se recaude será invertido por la entidad para arreglar las calles, e insistió en que iba a firmar el decreto desde antes, pero quiso que pasaran las elecciones para que no se dijera que era un acto electorero para ganar votos.
«No, se va hacer porque tiene que ver con la seguridad, hay muchos carros no regularizados que se utilizan para cometer delitos y no se sabe a ciencia cierta quiénes son los dueños», argumentó.
«Porque no hay un registro, vamos a elaborar, vamos a hacer este registro de todos los carros y al mismo tiempo se van a regularizar, se va a pagar una cooperación de alrededor de 2 mil 500 pesos».