Salvador Rodríguez López

Antes de marcharse, el Cabildo de Aguascalientes debe aclarar las cuantiosas inversiones que ha hecho el Ayuntamiento en las redes de agua potable y alcantarillado, mismas que por naturaleza debería hacer Veolia, que es la concesionaria y responsable del servicio.

Según J. Refugio Muñoz de Luna, director de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Aguascalientes (CCAPAMA), la nueva administración –que entra en funciones el próximo 15 de octubre-, recibirá como herencia un programa de rehabilitación que significa una inversión de mil a 1,500 millones de pesos, con lo que “se mejorará la eficiencia y la calidad de este servicio”.

Argumentó que existen 2 mil 860 kilómetros de tubería de agua potable y 2 mil 300 de alcantarillado y en el primero se necesita sustituir el 50% y en el segundo debe avanzarse en la independencia de los colectores sanitario y pluvial, además la zona centro requiere del cambio de toda la infraestructura de redes subterráneas.

El funcionario aseguró que la inversión debe ser progresiva y es ineludible hacerlo para complementar el plan hídrico del que forman parte las acciones que han tenido lugar, como la construcción de colectores, cambio de tuberías en el centro e iniciar la separación de los colectores pluvial y sanitario.

Muñoz de León aseguró que en los cinco años de esta administración, CCAPAMA ha trabajado por etapas, observándose que en el arranque no había habido rehabilitación en pozos y fueron mínimas las perforaciones, por lo que se propuso mejorar las fuentes de abastecimiento. Luego de recibir 207 pozos entregará 219, lo que ha representado una inversión superior a los 190 millones de pesos.

Se remitió al viejo discurso de que se pierde el 40% del agua que se extrae a causa de las fugas, por ello la necesidad de hacer los cambios necesarios en la red, al mismo tiempo de asegurar que el año pasado se invirtieron 50 millones de pesos en redes y en 2021 han sido 160 millones en perforaciones, equipamiento, líneas de conducción y rehabilitación.

Está bien que se apliquen recursos en mejorar la atención que demandan los habitantes, lo que sale del libreto es por qué tiene que invertir el Ayuntamiento en un servicio que está concesionado. Hasta la fecha es un secreto de Estado lo que aplica la empresa francesa en la mejora, ya que todo se remite a lo que hace la autoridad municipal.

Es inexplicable que se entregue el suministro del vital elemento y el mayor papel de la concesionaria es cobrar por el mismo, que por cierto no es algo mínimo ya que factura más de 200 mil recibos mensuales, por lo que debería hacerse cargo totalmente de todo lo inherente al servicio y no sólo recibir el dinero de los usuarios.

Aunque ya están con un pie en el estribo, regidores y síndicos deben aclarar las razones que han tenido, en todos estos años, para autorizar millones de pesos a un servicio que opera un particular. Como se mencionó en otra ocasión, es la única empresa privada que recibe cuantiosos recursos públicos sin que se conozca la prueba legal para hacerlo, inclusive CCAPAMA debería vigilar el funcionamiento de Veolia, pero más bien ha servido de tapete porque no se conoce de alguna sanción que le hubiera impuesto por la falta de agua en un número importante de hogares, más bien se ha dedicado a defender su actitud, lo que los hace unidos por el mismo objetivo.

CRECE EL VANDALISMO

Desde diferentes frentes se ataca a las empresas de Aguascalientes, al registrarse apagones o intermitencias en el servicio eléctrico y de manera paralela ladrones roban el cableado y últimamente han llegado al extremo de dejar sin energía a varias firmas, por lo que hay cuantiosas pérdidas.

Durante la tercera semana de julio se presentó uno de los mayores actos de quebranto, al perjudicar a siete compañías japonesas que se ubican en el Parque Industrial de Logística Automotriz, al quedarse sin energía eléctrica, lo que duró cinco días con todo lo que esto significa para la producción.

Aunque esta situación no es nueva, puesto que se ha registrado en los pozos de agua potable tanto de la ciudad capital como de varios municipios, lo mismo que en el alumbrado público al robarse los cables, esta vez llegaron más lejos ya que paralizaron totalmente centros de trabajo que funcionan en ese parque industrial.

El secretario de Desarrollo Económico, Manuel Alejandro González Martínez, dijo que ante esos hechos las empresas se vieron obligadas a determinar paros técnicos con el personal operativo, al mismo tiempo que solicitaron la intervención de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que se encargó de la reconexión.

Es importante decirlo, abundó el funcionario, Aguascalientes cuenta con el abasto suficiente de energía, sin embargo es lamentable que por fallas técnicas o vandalismo se soporten apagones, que en este caso fue de varios días, por lo que debe llevarse a cabo una investigación por parte de las autoridades correspondientes para dar con el paradero de quienes realizaron esa acción. No se pueden pasar por alto situaciones de esa naturaleza y hay que evitar que se repitan.

De la misma forma se debe tener en cuenta que independientemente del peligro a que se exponen, quienes roban el cable obtienen cantidades irrisorias, en cambio arreglar los desperfectos cuesta sumas importantes porque no sólo fueron los alambres sino que afectan el equipo que los sustenta.

QUÉ BUEN CHISTE

Si esto no fuera algo lamentable sería motivo de risa, porque afirmar que Aguascalientes es un remanso de paz es tanto como creer que el osito tahonero hace milagros. La seguridad la viven quienes ejercen un cargo de autoridad, porque tratándose de Juan Pueblo salen a la calle con el Jesús en la boca. Puede ser asaltado en plena vía pública, dentro de un local comercial, en su trabajo o cuando conduce el automóvil y lo más lamentable es que cuando se atrapa al ladrón es porque ya gastó lo hurtado.

A través del discurso o de un informe se afirma que aquí no pasa nada, que toda la población es feliz, pero el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) echa por tierra esas ocurrencias, por ejemplo, en julio pasado se presentaron 28 robos diarios, que lo mismo se cometieron en casas-habitación, que a transeúntes, negocios, vehículos y de autopartes. En total fueron 1,544 delitos durante el primer mes del segundo semestre.

El ataque patrimonial fue el que mayor atención tuvo, del cual el 57% fue de automóviles; 127 fueron hurtados en julio, por lo que en los siete meses del año han sido 780, de los que muy pocos se logran recuperar y cuando esto sucede es porque están totalmente desmantelados.

El auge de las motocicletas no podía pasar desapercibido, por lo que en ese mes fueron 55 reportes y con ello se llegó a un total de 300 unidades durante el año, en tanto el de autopartes es imparable para alcanzar 478 durante 2021. El robo a casa-habitación alcanzó los 200, para ser el segundo mes en el año con mayor incidencia, sólo superado en enero con 220.

En cuanto el robo a negocios fue de 171, tres veces más que en mayo.

Durante los primeros siete meses se presentaron 10 mil 294 denuncias, principalmente por delitos patrimoniales y de ellas 5 mil 815 fueron robos, de los cuales difícilmente el ciudadano recupera lo que le arrebataron. Aunque todos los hurtos son deplorables, el que sufre una familia de trabajadores es mayor porque en la mayoría de los casos adquirieron sus artículos en abonos y cuando han terminado de pagar o están a punto de hacerlo se los roban, con lo que provocan una serie de turbaciones en la familia, ya que batallan para volver a comprarlos, y aún más atroz es que el o los sujetos que cometieron el ratería es para comprar droga, conformándose con cualquier bagatela ya que su único fin es enviciarse.

El patrullaje que se hace en las colonias es de “pasadita”, por lo que hay ladrones avezados que calculan por dónde harán el recorrido los vehículos oficiales y el tiempo que tardan en regresar al mismo punto, lo que les da tiempo para cometer sus tropelías. Sólo en esporádicas ocasiones son atrapados y es porque un vecino o vecina lo reportó, por lo que llegan al momento que el individuo trata de escapar, hechos que son los menos.

Lo único que cabe es cerrar bien la casa cuando sale y evitar caminar por lugares solitarios, esto es, cuidarse a sí mismo, no llevar los vidrios abajo del automóvil y tener puestos los pasadores. Sería ingenuo creer que la ciudad es un lugar sin igual en el mundo, por lo que a ser metódico en cada uno de los actos.