Por FRANCISCO VARGAS M. (Enviado Especial)
(Crónica y Fotos)

Zacatecas, Zacatecas. Sábado 10 de septiembre de 2022. Realmente el resultado final del Quinto Festejo de la Feria Nacional de Zacatecas 2022 (FENAZA), no es reflejo fiel de todo lo que se vivió en esta interesante corrida, en la cual se alzó como el triunfador, el queretano Juan Pablo Llaguno, al cortar la única oreja del festejo, joven diestro que sustituyó a su coterráneo Diego San Román, quien no pudo actuar por contraer el Covid. Por su parte los aguascalentenses Diego Sánchez y Héctor Gutiérrez perdieron trofeos por fallar con la espada, saliendo al tercio y vuelta al ruedo el primero de ellos; y el segundo al tercio.
Con una mala entrada en la Plaza Monumental de cantera rosa y clima agradable, se jugó un buen encierro de la ganadería de San Fermín, mismo que cumplió sobradamente en varas. Primero, noble con fijeza; segundo, obediente con buen estilo, premiado con el arrastre lento; tercero, distraído y tardo; cuarto, con recorrido y transmisión; quinto, obediente y con prontitud; sexto, corto sin opciones

JUAN PABLO LLAGUNO (Grana y Oro)
“Pisando Fuerte” fue el abre plaza, al que recibió con verónicas abriendo compás, cerrando con media. Con torería inició con pases por bajo, intercalando un cambio de mano por delante. Enseguida vino una faena aseada con estructura y buen contenido, donde realizó muletazos por ambos lados, haciendo el toreo en redondo, aprovechando las nobles y francas embestidas, pases que tuvieron conexión. En los medios continuó con diestra, mostrado oficio y empaque, al igual que al natural, sin faltar el del desdén. De estocada entera pasaportó al burel, siendo premiado de manera acertada con una oreja.
Con su segundo “Currito”, lanceó a la verónica de manera aceptable, siguiendo con un vistoso quite por chicuelinas. Brindó al empresario Pedro Haces Barba, para comenzar con dobles rodilla en tierra, otro a media altura y el de pecho. Posteriormente vino su artística e interesante faena misma que no tuvo afectaciones sino en todo momento torería y gusto, ante un toro con trasmisión, sacando pases por el derecho donde le dio largueza a cada uno de ellos, sin faltar adornos, como fue el de pecho rodilla en tierra; mientras que por el izquierdo siempre acompañé el viaje con la cintura cerrando con el desdén y abaniqueo en la cara. Estocada entera que no surtió efectos, terminando al sexto golpe de descabello, recibiendo un aviso para ovación que agradeció en el tercio.

DIEGO SÁNCHEZ (Malva y Oro)
Su primero fue “Líder”, de astifinos pitones, mismo que le trazó verónicas y media, quitando de manera vistosa por orticinas abrochando con una escobina. Muleta en mano, se dio a torear rápidamente con series por el derecho, logrando pases con temple, largueza y dimensión; y por el izquierdo llevando siempre la mano baja, cuajando naturales tersos, gustándose en todo momento el espigado joven acalitano ante las obedientes y claras embestidas del burel. En la suerte suprema lamentablemente pinchó al primer viaje, dejando en el otro una estocada caída y trasera escuchando palmas teniendo petición de oreja no concedida, siendo premiado el toro con el arrastre lento, y Diego con ovación que agradeció en el tercio.
El quinto fue “Ingeniero”, con el que se abrió con verónicas jugando los brazos, Sarga en mano con pases a media altura y doblones toreros inició su lucida faena, misma que le dio gran dimensión a cada uno de sus pases teniendo un toro pronto y obediente, recreándose tanto con diestra como al hacer el toreo al natural, teniendo calado todo lo hecho por Diego, quien lamentablemente volvió a pinchar, dejando en el segundo media suficiente para mandar al desta zadero al burel, teniendo petición de oreja que Manuel Esparza no otorgó, dando vuelta al ruedo con mucha fuerza.

HÉCTOR GUTIÉRREZ (Sangre de Toro y Oro)
“Amigo” primero de su lote, se abrió con verónicas rítmicas cerrando con pinturero remate, soltando una punta del capote. Quitó por tafalleras y una cordobina, siendo desarmado en el remate. En lo que se refiere de muleta, con mucha firmeza comenzó su faena a un toro que tiraba fuertes derrotes, una vez que lo sometió y dejarle puesto el engaño, logró naturales meritorios ante las tardas, distraídas y mironas embestidas del astado. Dejó el acero en su totalidad un tanto caído para recibir palmas de aliento.
Cerró plaza “Vencedor”, al que saludó con una larga cambiada de hinojos y verónicas a pies juntos. Con un toro corto de embestidas, a base de un gran esfuerzo y valor, sacó meritorios pases metido entre los pitones, jugándosela en todo momento, mostrando mente clara, sin faltar los desplantes a cuerpo limpio. Dos pinchazos y un golpe de descabello recibiendo ovación que agradeció en el tercio. (pacovargas_@hotmail.com )