Mediante el sacramento del bautismo, el niño Juan Manuel Rangel Trancoso, fue despojado del pecado original y a su vez reconocido como hijo de Dios.
Sus papás José Manuel Rangel Solís y Haydeé Trancoso Alonso y padrinos, Maleny Susana Zermeño Jiménez y Mario Alexis Martínez Calderón, lo llevaron a la pila bautismal del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, donde pidieron para el pequeño el primero de los sacramentos.
En su mensaje, el siervo de la iglesia resaltó lo importante que es para un cristiano recibir los dones de Dios, pues abre las puertas del cielo.
Al terminar el acto sacramental, la familia del niño…, convocó a familiares y amigos a una emotiva recepción para celebrar que Juan Manuel forma parte ya de la comunidad católica.