Juan del Castillo se lleva la tarde, corta dos orejas y sale en hombros

Por FRANCISCO VARGAS M.
(Crónica y Fotos)

En lo que fue la Novillada Navideña celebrada este domingo 19 de diciembre en el Cortijo San Marcos, se alzó como el triunfador Juan del Castillo, al cortar dos orejas, premios que le redituaron salir en hombros. Por su parte, el también aguascalentense Enrique Melchor cosechó un apéndice, mientras que el ecuatoriano Javier Segovia y Daniel Prieto escucharon palmas.
Con clima un frío, haciendo acto de presencia ligera lluvia al final del festejo, y aceptable entrada, se jugaron cuatro novillos de la ganadería de Puerta Grande, desiguales de presentación y comportamiento, destacando el último que tuvo calidad y bravura en sus embestidas.
JAVIER SEGOVIA (Blanco y Azabache)
El abre festejo fue “Flamenco”, mismo que saludó con dos verónicas gustándose. Con muleta, al ver la poca fuerza del astado que rodó en repetidas ocasiones, inició por alto, continuando con una faena por ambos lados, entendida, sin prisas y reposo, logrando pases de buena factura, sin faltar adornos comodosantinas y el de pecho viniendo posteriormente molinetes ligados. De pinchazo y estocada contraria concluyó retirándose entre calurosas palmas.
DANIEL PRIETO (Catafalco y Azabache)
A“Camarón”, lo recibió a porta gayola, bregando enseguida para fijarlo a su capa, al intentar hacer un quite, sufrió un fuerte arropón, por lo que optó mejor pedir banderillas y cubrir el segundo tercio, haciéndolo con facilidad y lucimiento. Por alto inició su labor ante un novillo complicado, el cual a base de aguantar le robó meritorios pases por ambos perfiles. Estocada defectuosa, otra media trasera y dos golpes de descabellos, escuchó palmas de aliento.
ENRIQUE MELCHOR (Perla y Oro)
Se enfrentó a “Artista”, al que lanceó con verónicas bregando, pasando un susto al caer a la arena, cuando remató con una revolera. Muleta en mano, por bajo comenzó su faena, misma que tuvo su mérito por su gran disposición, con un novillo deslucido y soso, que siempre salió con la cara a media altura, cuajando pases que tuvieron eco en el tendido, concluyendo con ayudados por alto. Pinchazo y estocada calada, para petición de oreja que se le concedió.
JUAN DEL CASTILLO (Nazareno y Oro)
“Gitano” fue el cierra festejo, con el que abriendo compás y jugando los brazos logró verónicas abrochando con revolera, quitando de manera vistosa por saltilleras y gaoneras. Pidió banderillas cubriendo el tercio, siendo su mejor par el segundo. Realizado su brindis, en el centro del ruedo inició rodillas en tierra con derechazos, e incorporado se dio a torear en redondo ante las francas, nobles, fijas y bravas embestidas del juvenil astado, logrando pases largos ante la ligera lluvia que hizo acto de presencia, faltándole al joven temple en varios muletazos, así como también más despaciosidad y serenidad, ya que en varios momentos le ganaba la emoción. En la suerte suprema dejó una estocada delantera y contraria, para que el juez le concediera las dos orejas, faltándole premio a los restos del estupendo astado.
Al final, ante un viento frío, Juan del Castillo salió en hombros. (pacovargas_@hotmail.com )

¡Participa con tu opinión!