La oportuna intervención de los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, evitó que una familia fuera objeto de una extorsión telefónica. Les estaban pidiendo más de 500 mil pesos a cambio de no hacerle daño a uno de sus integrantes, a quien supuestamente tenían privado de su libertad.
Fueron familiares de una persona de nombre Juan, quienes solicitaron la intervención de la corporación policiaca. Una persona del sexo masculino indicó que estaba recibiendo llamadas telefónicas, donde le indicaban que tenían secuestrado a su tío y si querían que le respetaran su vida, tenían que depositar la cantidad antes señalada.
Cabe destacar que las mismas llamadas se realizaron también a la esposa de Juan y debido a que no habían podido localizar a dicha persona, es que temían que efectivamente estuviera privado de su libertad.
El temor de la familia era que le fueran a hacer algún daño, ya que no contaban con el dinero que les estaban solicitando y por tal motivo no sabían más que hacer.
Al presumir que se trataba de una extorsión telefónica, los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado se dieron a la tarea de buscar a Juan, quien horas más tarde fue localizado ileso, cuando caminaba por la calle Josefa Ortiz de Domínguez, en el Barrio de El Llanito.