De acuerdo a las estadísticas del ISSEA, los jóvenes de entre 20 y 24 años siguen siendo el grupo que más contagios de COVID-19 registra en Aguascalientes en lo que va de la pandemia; este grupo etario alcanza 12.1% de los 12 mil 479 casos positivos confirmados al día 29 de noviembre, lo que representa alrededor de 1,500 pacientes.

Y en el rubro de mortalidad, entre los hombres y mujeres que pertenecen a esta categoría se han registrado solamente 22 decesos, alrededor del 1.7% de un total de 1,273 fallecimientos.

Los adultos mayores de entre 70 y 74 años de edad, permanecen como el grupo que más decesos registra con 171, lo que representa 13.4% del total, sin embargo, el número de contagios es bajo con sólo 3.5%, alrededor de 430 casos que han dado positivo a coronavirus.

El informe técnico de ayer señala que en las últimas 24 horas, 70 personas fueron confirmadas con COVID-19, con lo que el número de pacientes activos llegó a 505, mientras que 178 están a la espera del resultado; hubo 7 lamentables decesos, para un acumulado de 1,273.

Habrá nuevas disposiciones

Ayer terminaron las dos semanas de Ley Seca y aunque el Gobierno Estatal informó que el lunes se darían a conocer los nuevos lineamientos de movilidad social, no fue así; no hubo información sobre el tema, y tampoco se publicó Decreto alguno en el Periódico Oficial del Estado.

En consecuencia, se abre la venta de alcohol y debe respetarse lo que marca el Indicador Estatal COVID, que ubica desde el viernes pasado en color Rosa, que equivale al Nivel 3 (riesgo mayor), a todos los municipios con excepción de Pabellón de Arteaga, que está en riesgo máximo (color Rojo, nivel 4).

En color Rosa se prohíben eventos o fiestas sociales en la vía pública; reducción de aforo al 30% de su capacidad, en bares, cantinas, centros nocturnos; y control de aforo en mercados y tianguis en la vía pública.

Reducción de aforo al 50% en espacios de uso común, parques, jardines y plazas; suspensión de espectáculos públicos en espacios cerrados y abiertos; suspensión de fiestas patronales; aforo del 50% de su capacidad en mercados y centrales de abasto; y suspensión de visitas en panteones.

También reducción del aforo hasta el 50% de su capacidad y control de acceso en comercios que no tengan actividades esenciales.