sapiens_logoDavid Reynoso Rivera Río

Ser emprendedor, más allá de tener un significado gramatical, es considerado como una forma de vida. Dimensionar la importancia que tenemos los jóvenes como grupo social, debe ser un ejercicio en nuestra vida diaria ya que somos un activo muy valioso para todas las naciones. Vivimos en la era del conocimiento y la tecnología, rodeada de cambios acelerados y profundos lo cual implica que nosotros seamos también los encargados de continuar desarrollando el potencial del país.

Hay que tener en cuenta que en nuestro querido México actualmente constituimos el bono demográfico con alrededor del 20% de la población total, esto es, uno de cada 5 mexicanos oscila entre los 18 y los 30 años de edad. Mencionado lo anterior, es de vital importancia propiciar y fortalecer el espíritu de emprendedurismo, el cual no va dirigido exclusivamente al ámbito empresarial, sino a cualquier otro ámbito en el cual decidamos emprender una idea. Me permitiré compartir un par de ideas fundamentales para entender que todos llevamos dentro a un gran emprendedor, únicamente hay que tener mucha confianza en nosotros mismos y en la misión que buscamos.

La dimensión de los recursos al alcance no tiene motivos para constituirse en un obstáculo insuperable, ya que se debe de creer en el proyecto y estar dispuesto a hacer sacrificios para lograr que sea exitoso. Muchas veces no será nada fácil y en el camino encontrarás algunas personas que no entenderán la visión; sin embargo, lo bonito de cualquier emprendimiento es que no tiene un camino definido, por lo que se tiene que estar preparado para adaptarse, de ser necesario, cambiar el enfoque y estar constantemente actualizado y capacitado.

Hace unos días, nuestro Presidente reiteró la confianza que ha depositado en los jóvenes y puso en marcha el programa “Crédito Joven”, a través del cual se implementan una serie de apoyos financieros para que los jóvenes emprendamos nuestros proyectos. Por ejemplo, se creó “Tu primer crédito emprendedor” en el que los montos van desde 50 mil hasta 150 mil pesos, con una tasa de interés de 9.9% anual fija y “Tu primer crédito PyME” desde los 150 mil hasta 1 millón 500 mil pesos, con la misma tasa de interés. Además, durante el primer año sólo pagas los intereses y tienes hasta tres años para pagarlo.

Para mayor información me permitiré remitirlos a http://www.tuprimercredito.inadem.gob.mx, posteriormente habrá que registrarse en la Red de Apoyo al Emprendedor del INADEM. Ahí se realizará un diagnóstico para filtrar el Programa de Incubación en Línea de acuerdo a las características del proyecto para que una vez aprobado, se emita un certificado y se pueda acceder al crédito.

Considero que se está realizando una loable labor en la cual se demuestra que las oportunidades para los jóvenes existen, por lo que no me queda más que exhortar a todos los jóvenes lectores a que se atrevan a dar el siguiente paso en su vida y emprendan un proyecto que quizá el día de mañana constituya un escalón más en la consolidación de sus grandes sueños.

“Si lo puedes soñar, lo puedes lograr”, Walt Disney.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com

Twitter: @davidrrr

¡Participa con tu opinión!