El presidente del Poder Judicial del Estado, Juan Rojas García, reconoció que enfrentan la problemática de la rotación de personal que ingresa al sistema de administración de justicia y, al poco tiempo, busca otro empleo.
Se ofrece oportunidad a jóvenes recién egresados de las carreras de Derecho para desempeñarse como secretarios, administradores de juzgados y notificadores, pero estas nuevas generaciones cambian rápidamente de trabajo. Rojas García señaló que esta situación es notable en los juzgados civiles y penales, donde la carga de trabajo significativa puede ser un detonante para que abandonen sus puestos.
“Al principio muestran interés; los jóvenes, que ya cumplieron los dos años de haber egresado, no tienen la idea de permanecer. Es una problemática particular con estas generaciones que generan una gran rotación”, subrayó.
El presidente consideró que existen diversos factores detrás del fenómeno de rotación, incluyendo la intención de algunos de abrir sus propios despachos para dedicarse al litigio, o incluso aspirar a ingresar al Poder Judicial de la Federación, donde los salarios son más elevados.
Explicó que los jóvenes también pueden considerar que el lapso para el retiro en el Poder Judicial, que implica 28 años de servicio y tener al menos 65 años de edad, es demasiado extenso.
Rojas García afirmó que estos trabajadores adquieren cierta experiencia en el sistema de administración de justicia, pero, lamentablemente, no desean hacer carrera judicial. Atribuyó que la exigencia y calidad que se requiere para lograr un ascenso, con procesos rigurosos, también podría ser una razón por la cual los nuevos trabajadores dejan el Poder Judicial.