Por FRANCISCO VARGAS M. / (Crónica y Fotos)

Después de varios meses de inactividad, nuevamente el Cortijo Las Fuentes de Valladolid, Jesús María, abrió sus puertas para celebrar una interesante novillada la tarde de este domingo 12 de junio, en la cual se alzaron como los triunfadores los jóvenes aguascalentenses José Miguel Arellano y Tomás Martínez, al cortar dos orejas, respectivamente, premios que les redituaron salir en hombros al final del festejo, en el cual cosechó un apéndice Carlos Gómez Pezuela, destacando el buen juego que dio el encierro de la ganadería del Saucillo, haciendo notar los corridos en quinto y sexto lugar, que merecieron el arrastre lento.

Con casi lleno y clima muy caluroso, como lo apuntamos, la materia prima fue de la ganadería del Saucillo, de los cuales cinco de seis fueron manejables y sin presentar complicaciones, sobresaliendo quinto y sexto, por lo que los ganaderos dieron la vuelta al ruedo; cabe mencionar que nos hubiera gustado mucho ver a estos muy jovencitos novillitos con más edad y presencia.

SERGIO PAREDES (Blanco y Oro)

El joven novillero aspirante a novillero con caballos abrió las hostilidades con “Agustín”, al que recibió de buena manera a con dos verónicas cerrando con revolera, quitando de manera vistosa por chicuelinas. Con muleta ante un eral un tanto agarrado al piso, inició por alto, siguiendo con una faena por ambos lados donde logró momentos de lucimiento, intercalando adornos como vitolinas y dosantinas. De cuatro pinchazos y estocada entera, concluyó para escuchar un aviso y palmas de aliento.

JOSÉ MIGUEL ARELLANO (Azul Celeste y Oro)

Con “Emilio” se gustó al lancear sedeñamente a la verónica y chicuelinas, abrochando con revolera. Sarga en mano con pases a media altura comenzó su lucida, artística y entendida faena, ante un novillo no sobrado de fuerza, logrando series buen trazo por ambos lados donde el gran mérito fue mantener de pie al astado que le costaba mucho trabajo ir al engaño del espigado novillero acalitano, ligó pases por ambos perfiles lentos y templados, sin faltar adornos como dosantinas, martinete y depecho, cerrando con ajustadas joselillinas. Estocada casi entera en buen sitio para petición de las dos orejas que le fueron concedidas.

CARLOS GÓMEZ PEZUELA (Verde Botella y Oro)

Se enfrentó a “Aquiles”, con el que lanceó a la verónica  sin confiarse moviendo pinreles siendo desarmado y quitando de manera aceptable por chicuelinas. En lo que toca con muleta, inició por bajo haciendo una labor muleteril intermitente y para nada ortodoxa, sacando por momento algunos buenos pases por el izquierdo siempre a prudente distancia del noble novillo abusando de desplantes pidiendo reiteradamente la de aquí, viniendo más pases sin ton ni son, alargando por demás su quehacer. En la suerte suprema dejó una estocada entera contraria teniendo petición de oreja, que le fue concedida.

JUAN FRANCISCO “EL PAPO” (Azul Eléctrico y Azabache)

De hinojos recibió a “Sabino” con un farol de rodillas y verónicas abriendo compás jugando los brazos, quitando con voluntad por navarras. Viendo la poca fuerza del burel comenzó con pases a media altura trazando posteriormente pases con más voluntad que lucimiento, a un astado tardo, corto y deslucido, que no le ofreció opciones para triunfar. Varios pinchazos retirándose entre palmas de aliento.

JOSÉ ANDRÉS ORIGEL (Azul Marino y Plata)

Con “Jilote” se abrió de capa a la verónica, cerrando con revolera, llevando al eral por chicuelinas al paso, para ser picado, quitando lucidamente por orticinas. Con pases ayudados por alto inició su solvente y aseada faena en la que trazó artísticos muletazos templados dejando ver técnica y oficio, sin faltar los adornos como giroldina, dosantinas y joselillinas. Lamentablemente lo bien hecho lo borró con un bajonazo para dar vuelta al ruedo acompañado de los ganaderos tras petición de oreja que acertadamente el juez Carlos Montes no concedió; mientras que los restos del bravo, noble y fijo novillito, recibieron como premio el arrastre lento.

TOMÁS MARTÍNEZ (Azul Celeste y Oro)

El cierra plaza fue “Gasparín”, con el que se gustó a la verónica abrochando con media, quitando lucidamente por chicuelinas. Cubrió el segundo tercio con más voluntad que efectividad. Muleta en mano con un astado con gran transmisión y recorrido, logró series por ambos lados donde sacó pases que tuvieron eco en el tendido logrando una faena que fue de menos a más, sin faltar adornos y molinetes de rodillas, cambio de mano por la espalda, terminado con ajustadísimas manoletinas. De media estocada de efectos inmediatos pasaportó al bravo astado siendo premiado con las dos orejas y la orden del arrastre lento al novillo.

Al final ante un público más que satisfecho concluyó esta larga novillada, saliendo en hombros José Miguel Arellano y Tomás Martínez. (pacovargas_@hotmail.com)

 

 

 

¡Participa con tu opinión!