Por FRANCISCO VARGAS M.
Foto cortesía: J. Ma Hermosillo

El joven matador de toros aguascalentense José María Hermosillo, quien continúa ingresado en el Hospital Country de la ciudad de Guadalajara, se recupera, de manera satisfactoria, de la cornada de 15 centímetros en la axila derecha, así como de la fuerte contusión en el pómulo del mismo lado que le provocó un hematoma, misma que se le corrió hasta el ojo, por lo que se le aplicó un parche; lesiones que sufrió el pasado domingo 31 de octubre en la Plaza Nuevo Progreso, cuando toreaba de muleta al toro “Brujo”, de la ganadería de José Garfias.
El propio diestro acalitano mencionó que, desde que inició toreando con capa, el toro le avisó, sufriendo una impresionante maroma al intentar hacer un quite.
Agregó que, ya con muleta, cuando estaba en el momento más importante de su artística faena y escuchando el grito de torero, torero, al ejecutar un derechazo, por estar confiado al rematar, el toro lo alcanzó, prendiéndolo de fea manera, pegándole un fuerte palotazo en la cara, cayendo a la arena, siendo abajo cuando el toro le pegó la cornada en la axila.
Añadió que, maltrecho, se incorporó y fue por uvas, pinchándolo, lamentablemente, perdiendo de esta manera las orejas que ya casi tenía en su espuerta.
Comentó que se siente bien, pero que el golpe en la cara le molesta más que la cornada, haciendo mención de que el oftalmólogo lo revisará para descartar una lesión ocular y, de no tenerla, podría recibir el alta hospitalaria el día de hoy miércoles o mañana jueves.
Desde este espacio, le enviamos un deseo de pronta recuperación al valiente y estupendo matador José María Hermosillo. ¡Ánimo, amigo! Un abrazo.

 

 

¡Participa con tu opinión!