Por FRANCISCO VARGAS M.

Los jóvenes novilleros Jesús Sosa y Santiago Vera, al cortar una oreja, respectivamente, se alzaron como los triunfadores del Primer Festejo de Oportunidad que se llevó a cabo en el Cortijo Los Ibelles, que se ubica en Jilotzingo, Estado de México.
Con buen ambiente y lluvia al final del festejo, registrando el 30 por ciento del aforo permitido, y sin venta de bebidas alcohólicas, se jugaron novillos de la ganadería de Las Huertas, bien presentados, mismos que no dieron complicaciones.
Octavio Ávila ‘El Cozumel’ estuvo con disposición ante el abre festejo, pero muy errático con la espada, por lo que escuchó los tres avisos para silencio.
Omar Mora cuajó una faena de enorme entrega y valor, por lo que fue ovacionado.
Jesús Sosa se lució con capa, así como también con muleta, logrando una faena por ambos lados que tuvo buenos pasajes, siendo premiado con una oreja por demás merecida.
Santiago Vera no se quiso quedar atrás, al realizar una faena que tuvo calado en el tendido, que disfrutó el joven novillero, misma que fue valorada por el juez de plaza con una oreja.
Al término de la novillada, a pesar de la lluvia, se realizó el espectáculo español-mexicano denominado Bull Dance, mismo que presentó bailaores de flamenco, veracruzanos y una exhibición del floreo de soga. Amenizó un grupo de guitarras flamencas y un cuarteto de son veracruzano, quienes le pusieron luz a la tarde gris. La puesta artística, de primer nivel, estuvo bajo la dirección de la señorita Bianet Malpica.
Dentro de las incidencias, se respetaron todos los protocolos sanitarios; entre ellos, el uso de cubrebocas, la sana distancia en las gradas, aplicación de gel antibacterial y sanitización de las instalaciones. Los toreros presentaron sus pruebas COVID-19, apegados a los requerimientos del doctor Jorge Uribe, jefe de Servicios Médicos, así como también todas las personas que estuvieron en el callejón, mismo que tuvo un número reducido para evitar grupos grandes de personas. (pacovargas_@hotmail.com)