Ante el crecimiento acelerado de Jesús María, con nuevos desarrollos residenciales y comerciales, el Municipio se esfuerza por mantener un equilibrio entre ofrecer espacios de esparcimiento y asegurar el cumplimiento de las normativas, sobre todo en la venta de alcohol, afirmó el Secretario del Ayuntamiento, José Refugio Muñoz López.

Comentó que actualmente Jesús María cuenta con 827 licencias para merenderos, cantinas, restaurantes-bar, tiendas de abarrotes, tiendas de vinos y licores, minisúpers, tiendas de conveniencia y expendios de cerveza. El amplio espectro requiere constante vigilancia y supervisión, la cual se intensifica durante los fines de semana con brigadas activas de jueves a domingo.

Detalló que el municipio está dividido en sectores y tiene 16 inspectores distribuidos en sus seis delegaciones, los cuales se encargan de supervisar los horarios de apertura y cierre, especialmente en establecimientos cercanos a escuelas. «La supervisión constante arroja de 5 a 6 actas por semana, que terminan en clausura o amonestaciones».

Estableció que en promedio reciben de 10 a 15 reportes semanales a través de dos sistemas principales: el Miércoles Ciudadano y mediante un número telefónico permanente donde alertan sobre diversas irregularidades, como el ruido excesivo, ventas clandestinas de alcohol y operaciones fuera del horario permitido. Según la naturaleza del reporte, los inspectores actúan al momento o programan visitas nocturnas para sorprender a los infractores en flagrancia.

Respecto a las sanciones, explicó que las multas pueden variar entre 2,500 y 15,000 pesos, dependiendo de la gravedad de la infracción, las cuales sirven como una medida disuasoria para evitar reincidencias. Además de la sanción económica, la clausura del establecimiento implica pérdidas significativas para los dueños. Indicó que en los últimos cuatro meses se han clausurado alrededor de seis negocios y en lo que va del año van entre 15 y 20.

Subrayó que la política del Ayuntamiento es limitar la expedición de nuevas licencias para evitar el desbordamiento del control reglamentario, por lo que actualmente se tienen en trámite alrededor de 10 solicitudes que están en análisis.