El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación determinó, por unanimidad, retirar la candidatura de Javier Luévano a diputado federal plurinominal por la Segunda Circunscripción, ya que no demostró su origen en una comunidad indígena.

La posición que intentó ocupar como candidato a diputado plurinominal le correspondía a un representante de grupo indígena, por lo que el ex alcalde de Calvillo optó fingir que sí lo era para representar a los chicahuales.

Ante el hecho, fue impugnado por fingir ser indígena y ayer, en sesión, los magistrados federales electorales le revocaron esa intención, por lo que ese espacio podrá ser sustituido por alguna persona que corresponda a cualquiera de los estados de la Circuncripción II, como son Aguascalientes, Coahuila, Guanajuato, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Tamaulipas y Zacatecas.

La máxima autoridad electoral en el país determinó librarlo de algún hecho delictivo electoral, como también se demandó, pues “la ponencia considera que no es necesario dar visto a la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales, como lo solicita el actor, en virtud que, en las circunstancias particulares del caso, no se advierte la comisión de un hecho de posible ilícito en la materia”, se señaló.

Cabe recordar que, para su registro autorizado por la dirigencia nacional del PAN, Javier Luévano se presentó ante el INE con una constancia, mediante la cual validaba ser parte del pueblo de los chicahuales, pero, en cuanto tuvo conocimiento de ello, Felipe de Luna, líder de esta comunidad, lo desconoció y aclaró que el todavía diputado federal no es parte de ellos, y mucho menos tiene ese origen.