Este martes, se disputó el primer partido de la ronda de Semifinales en la Eurocopa 2020 y la Selección Italiana logró eliminar a España en un partido que se tuvo que definir hasta la tanda de penales, en donde los italianos fueron mucho más finos a la hora de cobrar.
Este encuentro entre Italia y España era, sin duda, el más llamativo de la ronda de semifinales, por el momento de ambos equipos y el historial que manejan. A pesar de que se tuvo una primera parte un poco floja, en la segunda mitad y el tiempo extra las emociones se apoderaron de Wembley.
En la primera parte, se tuvieron pocas llegadas de peligro. Italia consiguió incomodar a su rival con un disparo de Barella que no tuvo buena dirección y un travesaño de Emerson, que no pasó a mayores, mientras que España sólo tuvo un remate a puerta de Olmo y algunas aproximaciones que no concretaron.
Para la segunda parte, la Selección Italiana se puso en ventaja con un gol de Federico Chiesa al minuto 60, en una increíble jugada a velocidad por parte de Italia, que en sólo tres toques lograron llegar al marco rival para finalizar con un disparo cruzado del joven de la Juventus.
Después de este tanto, ambos equipos generaron varios cambios, siendo los de Luis Enrique mucho más ofensivos en busca de un empate o la remontada; el mayor acierto fue ingresar a Álvaro Morata, quien tuvo muy buenos minutos desde que entró al minuto 65. Incluso, anotó el gol que le daría el empate a España a los 80 minutos.
En el tiempo restante, España tuvo más oportunidades de ganar el partido, pero la defensa italiana evitó a toda costa la remontada de ‘la Roja’, así que el encuentro terminó empatado 1-1 y, nuevamente, España se iba a tiempos extra, al igual que en las dos rondas pasadas.
Al no tener goles en el tiempo añadido, los equipos se dispusieron a cobrar desde los once pasos, en donde Unai Simón atajó bien el primer disparo italiano, pero Dani Olmo desaprovechó esta acción al volar su primer cobro.
Después, Belotti y Bonucci marcaron para Italia y Gerard Moreno, al igual que Thiago Alcántara, hicieron lo propio para España; Bernardeschi puso nuevamente en ventaja a Italia y Álvaro Morata pasó de héroe a villano al errar su disparo, regalándole el balón a Donnarumma, así que Jorge Luiz Frello, de manera sutil, selló la victoria italiana 4-2.
Con esto, Italia llega a su cuarta final en la historia de la Euro, ganando en 1968 su único título, y perdiendo en las ediciones del 2000 y 2012. El próximo domingo, la ‘azzurra’ tratará de sumar su segundo campeonato ante el ganador de la serie entre Inglaterra y Dinamarca.