El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Servidores Públicos del Estado (ISSSSPEA) enfrenta un adeudo de 18.5 millones de pesos relacionado con la operación de sus guarderías, un pasivo heredado de la administración anterior, informó su director, Mario Alberto Álvarez Michaus.
Para abordar esta situación, el ISSSSPEA ha implementado diversas medidas de control financiero para evitar nuevos adeudos, como la migración hacia un sistema de subrogación de servicios de guardería, similar al modelo utilizado por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
Este modelo implica que el Instituto cubre la mayor parte del costo del servicio: el 90% en el caso de lactantes y maternales, y el 70% para los grupos de preescolar. Este cambio busca asegurar la sostenibilidad financiera de las guarderías.
En entrevista con El Heraldo, Álvarez Michaus explicó que el ISSSSPEA administra más de 20 guarderías, de las cuales una es directa y el resto subrogadas, atendiendo a cerca de 870 niños.
El funcionario aclaró que no se cerrará ninguna guardería, pero sí se harán ajustes en ciertas salas debido a la falta de demanda. Se notificó a los padres de los 13 niños afectados por estos cierres para que sean reubicados en otros centros de bienestar infantil de la red del instituto, incluso más cerca de sus hogares.
Álvarez Michaus añadió que la medida de cierre de ciertas salas se tomó desde el año pasado, esperando a que concluyera el ciclo escolar para informar a los padres. Este plan incluye ajustes operativos, como la reducción de jornadas completas a pagos por hora para el personal y la subrogación de servicios que no son financieramente viables.
Hasta el momento, solo una familia ha expresado inconformidad con estas medidas, mientras que las demás han aceptado la reubicación de sus hijos en otras guarderías.