Al informar que en Aguascalientes hay alrededor de 5 mil pacientes con una expectativa de hemodiálisis o de trasplante, el secretario de Salud, Rubén Galaviz Tristán, abordó la situación de los enfermos renales del IMSS que se han estado manifestando, señalando los esfuerzos y limitaciones del sector salud estatal para atenderlos.
Galaviz Tristán explicó que el estado ha tratado de auxiliar en la medida de su capacidad instalada. Sin embargo, reconoció que no pueden responder completamente a las necesidades y expectativas de los derechohabientes del IMSS. «Hemos buscado al delegado del IMSS para expresar la disposición del Estado de apoyar, aunque sea en menor medida, a los enfermos renales», declaró.
Respecto a la posibilidad de interceder para que los pacientes no se muevan de la clínica en la que están manifestándose, Galaviz Tristán señaló que se trata de una disposición federal y que el estado no tiene participación en esa decisión. «Esas son licencias federales y todo viene de la federación. No evaluamos ese tipo de clínicas», puntualizó.
Subrayó la gravedad de la situación de los enfermos renales en Aguascalientes, ya que hay alrededor de 5 mil pacientes con una expectativa de hemodiálisis o de trasplante. El problema renal es uno de los principales problemas en el mundo y en Aguascalientes es uno de los estados con mayor índice de problemas renales.
Para hacer frente a esta situación, el estado ha creado el Instituto Estatal de Enfermos Renales, el cual brinda apoyo a aquellos que no tienen derechohabiencia en el IMSS, donde se da manejo a unos 300 pacientes que requieren hemodiálisis y tienen expectativa de trasplante, concluyó el director del ISSEA.