Isaac Fonseca gran triunfador de la Final de los Ciclos de Novilladas de la Fundación del Toro de Lidia

Por FRANCISCO VARGAS M.

Rotundo triunfo fue el que conquistó el joven moreliano Isaac Fonseca, este sábado 6 de noviembre del 2021, en lo que fue la gran Final de Ciclos de Novilladas de la Fundación del Toro de Lidia, que reunió a los triunfadores de Madrid, Andalucía, Castilla-León y del Norte; al cortar un total de tres orejas tras dos actuaciones de enorme actitud, entrega y valor, que le redituaron ganar el trofeo en disputa y salir en hombros al final del festejo.
Gracias a la magia de la televisión e internet pudimos ver la destacadísima tarde que brindó Isaac Fonseca, quien vistió de sangre de toro y oro.
A su primero de nombre “Zalamero”, número 544, castaño, de la ganadería de El Torreón, encierro titular propiedad de la gran figura del toreo César Rincón, lo recibió con una larga cambiada rodillas en tierra por el izquierdo, lanceando ya incorporado por verónicas y chicuelinas, rematando con media y vistosa revolera. Con torería llevó al burel para la suerte de varas cerrando con una cordobina, quitando enseguida por chicuelinas, tafallera y otra media de pintura. Muleta en mano una vez que brindó al ganadero Victorino Martín y al matador Miguel Abellán, se fue a la boca de riego para comenzar de hinojos con un escalofriante cambiado por la espalda, siguiendo con una faena intensa, entendida y técnica, prácticamente por el izquierdo, ante un burel no fácil pero que transmitía en cada una de sus embestidas, al que le trazó naturales largos y templados, siendo prendido al perderle la cara, cuando pretendía rematar con el de pecho, quedando todo en fuertes golpes sobre todo en la cara del lado derecho, terminando con una serie por el derecho donde a la mínima distancia logró una ajustada arrucina, como lo fueron sus bernardinas, mismas que remató con el de pecho mirando a los tendidos. En la suerte natural dejó una estocada entera desprendida para ser premiado con una oreja y petición de la segunda que no le fue concedida por el presidente, como lo llaman en España.
Su segundo, séptimo del festejo, fue “Brigadier” marcado con el número 556 de la misma dehesa, al que fue a recibirlo a portagayola con una larga y farol de rodillas, continuando con verónicas abriendo compás. El burel acusó debilidad, por lo que el público solicitó que regresara a los corrales como sucedió una vez que quitó el moreliano con tafalleras, chicuelina y media.
En su lugar salió el segundo sobrero, este de la ganadería de Victoriano del Río, mismo que saludó también a portagayola con una larga cambiada por el izquierdo e incorporado lanceó a la verónica con chicuelinas abriendo compás y chicuelinas abrochando con revolera, quitando con pies clavados en la arena por saltilleras. Por todo, se fue al centro del ruedo y rodillas en tierra comenzó con derechazos y cambio por delante y ya de pie un desdén. Aprovechando y viendo la clase y bravura del paliabierto, logró una faena de gran calado siendo la mayoría de sus estupendas y templadas series por el lado izquierdo, llevando los vuelos de la muleta abajo, siendo prendido de fea manera quedando en más golpes. Maltrecho pero con toda la actitud y entrega, siguió con pases por alto ayudados cerrando con desdén. Con gran determinación se fue tras el acero, dejando una estocada hasta la empuñadura, al momento de la reunión el astado le apuntó la cornada con el pitón derecho en la rodilla del mismo lado, sin llegar afortunadamente el percance. Ante un público entregado le fue concedida la oreja, solicitando el respetable la segunda que ahora sí se le concedió, dando la vuelta triunfal tras recibir dos avisos, mientras que los restos del bravo burel, recibieron como premio la vuelta al ruedo.
Por su parte, Manuel Diosleguarde cortó una oreja a su primero y escuchó ovación en el otro.
Jorge Martínez escuchó palmas y en el otro silencio tras dos avisos. Cabe señalar que su segundo fue devuelto por debilidad, saliendo el primero sobrero de la misma dehesa.
Manuel Perera sin suerte en esta ocasión, por lo que en ambos tuvo silencio.
La Plaza registró menos de media entrada y saltaron a la arena nueve novillos de la ganadería de El Torreón, de comportamiento variado; y uno de Victoriano del Río (séptimo bis, segundo sobrero) bravo premiado con vuelta al ruedo.
Al final, Isaac Fonseca recibió el trofeo en disputa saliendo en hombros, convirtiéndose como el gran ganador de esta Liga Nacional de Novilladas de la Fundación del Toro de Lidia. ¡Enhorabuena Isaac! (pacovargas_@hotmail.com <mailto:pacovargas_@hotmail.com>)