Un comando de sicarios que era perseguido desde el municipio de Guadalupe, Zacatecas, logró ingresar a Aguascalientes, donde finalmente lograron escapar hacia el monte, dejando abandonada una camioneta en el poblado de Soledad de Abajo, en el municipio de Cosío.
Fue el domingo por la tarde cuando se registró una movilización policiaca, tras reportarse que policías estatales preventivos y agentes de la Guardia Nacional, estaban persiguiendo desde el municipio de Guadalupe, Zacatecas, una camioneta Ford tipo vagoneta, color gris y placas de circulación extranjeras, en la cual viajaba un grupo de hombres fuertemente armados y que poco antes habían sido detectados en un retén falso que habían instalado en la carretera federal No. 45.
El reporte indicaba que los sospechosos escapaban con dirección a Aguascalientes, por lo que de inmediato se reforzó la vigilancia en la Puerta de Acceso “Norte”, así como en brechas y terracerías que comunican con el estado de Zacatecas.
Minutos más tarde, se reportó que en el poblado de Soledad de Abajo, en el municipio de Cosío, había sido abandonada una camioneta en la que viajaban hombres que portaban rifles de asalto.
Los policías preventivos de Cosío y policías estatales se trasladaron hasta el lugar señalado y encontraron escondida en un terreno agrícola y entre la milpa, la camioneta sospechosa, por lo que se procedió a su aseguramiento.
Habitantes de la zona, refirieron haber observado que de la camioneta bajaban seis hombres que portaban rifles de asalto, los cuales escaparon corriendo hacia la maleza y se dirigieron al monte. Aunque se implementó un operativo de rastreo, no fue posible localizar a los sospechosos.